No ponen huevos

Éramos pocos y parieron los vinos veganos

Lunes, 24 de diciembre de 2018

Como si no bastara con la obsesión por los vinos orgánicos y naturales, ahora parieron los veganos. ¿Cómo pretenden que aumente el consumo de vino si nos dedicamos a estupidizar a los consumidores?

No sabíamos que existían los vinos veganos. Y la verdad es que nos importa poco y nada. Es apenas un capítulo más de la idiotez que rodea al vino y que en parte ha costado que los consumidores se alejen de la noble bebida, la más sana si se la bebe equilibradamente y sin excesos.

Todo el mundo sabe que un vino no es mejor porque sea orgánico, biodinámico, natural, sin sulfitos y muchas cosas más (o menos). Hay maneras de cultiva la tierra en forma sustentable. No hace falta apelar a pavadas esotéricas como la agricultura biodinámica y sus cuernos de vaca.

Pero cuando parecía que todo está inventado, leímos hace unos días una nota en el Suplemento Sábado del diario La Nación, la nota titulada: Vinos Veganos. La nueva categoría que sorprende en las vinotecas.

La verdad es que a uno ya no le sorprende nada, menos aún el fanatismo de los veganos y los biodinámicos. Pero pareciera que la imbecilidad no tiene límites.

Parece que el problema para estos talibanes de la alimentación, está en la clarificación del vino que se hace para eliminar impurezas. Y para ello, se sabe, el enólogo utiliza proteínas de origen animal (huevo). Pecado mortal para quien no consume nada que tenga su origen en los animales. Pobres gallinas, que les sacamos los huevos. Somos asesinos de ovíparos.

Hay algunos bodegueros que se jactan de no clarificar con albúmina de huevo, sino con bentonita (es decir que en lugar de huevo le meten arcilla, como si esto fuera más sano).

Está claro que cada productor puede hacer lo que quiera con su dinero y sus vinos. Como muchas veces se lo escuchamos decir a Ricardo Santos, "el vino te gusta o no te gusta". Por ende no le miramos la etiqueta, no nos interesa si son orgánicos, naturales, biodinámicos y veganos. Nos importa si son ricos, agradables al paladar. Y generalmente, porque no es una regla fija, nos gustan más los clásicos y tradicionales.

Cuanta mayor excentricidad le ponemos al tema, más estaremos contribuyendo a que los consumidores se aburran con tanta cháchara. Y se vayan para el lado de la cerveza.

Porque no nos engañemos, toda esta parafernalia de sofisticación solo sirve para que el vino cueste más, porque los costos de elaboración son mayores, pero también porque hay un minoritario sector de la población que está dispuesta a pagar un plus aunque le estén vendiendo un buzón y no se dan cuenta.

Pero no solo algunos bodegueros van contra las proteínas animales. De paso se la agarran con los organismos genéticamente modificados (aunque no saben que en realidad únicamente se trata de la soja y el maíz). Y también ya que está, arremeten con las levaduras autóctonas que son las que se usan en los vinos veganos. Se ve que en los clásicos los enólogos utilizan levaduras de carne.

Una pavada tras otra. Por último, un grave problema para los veganos: ¿quién certifica entre nosotros que un vino lo sea realmente? Por las dudas no los consuman, mejor busquen agua vegana para satisfacer sus necesidades éticas.

No nos sorprende nada en la viña del señor Y en las vinotecas, pocas cosas y no son los vinos veganos precisamente. Basta de verso, por el bien del vino. 

Más de Bebidas
Prinston sopla cuatro velitas
Bebidas

Prinston sopla cuatro velitas

El próximo 24 de junio, Prinston Ramos Mejía celebra su cuarto aniversario e invita a sus clientes a un festejo especial. A partir de las 18, habrá música en vivo y mucha cerveza. Se regalarán vasos con el logo de la casa.
Experimento Funckenhausen
Bebidas

Experimento Funckenhausen

Con motivo de lo que hubiese sido el festejo de los 90 años del fundador del emprendimiento - Kurt Heinlein -, la Bodega Funckenhausen Vineyards junto a Alejandro Leirado Heinlein, presidente y nieto de Kurt, deciden presentar tres nuevas etiquetas apostando a enfatizar el potencial que el viñedo que da origen a sus líneas de vino.
Pequeñas "Grandes Producciones"
Bebidas

Pequeñas "Grandes Producciones"

"Lo bueno si breve, dos veces bueno", decía Baltasar Gracián. Y la conocida frase le viene como anillo al dedo a los vinos de la línea "Pequeñas Producciones" que Escorihuela Gascón presentó en Roux. Un adelanto de las nuevas cosechas: Sauvignon Blanc, Pinot Noir y Cabernet Franc.