Manolo

El Bodegón de San Telmo

Viernes, 22 de noviembre de 2013

Típico bodegón porteño ubicado en el corazón de San Telmo, en Manolo se come bien y barato, un lugar ideal para familias y grupos de amigos.

Manolo - Cochabamba y Bolívar - Teléfono 4307-8743. Abierto lunes a viernes noche, sábados y domingos mediodía y noche. Principales tarjetas.

Cocina: Porteña

Barrio: San Telmo

Precio: $$

Bolívar y Cochabamba, a media cuadra de la sede del Club San Telmo, debajo de la autopista, orgullo del barrio, hoy devaluado futbolísticamente en la Primera C. Pero el más popular de los deportes se respira en la cuadra, y también en las paredes de Manolo, “el bodegón porteño” por antonomasia, por más que haya sido creado hace un cuarto de siglo por el asturiano Manuel Fernández. Hoy el negocio familiar lo siguen sus hijos Gastón y Sebastián, siempre al pie del cañón. Más allá de su inequívoco origen hispánico, la cocina de Manolo es la típica porteña gestada por el aporte de los inmigrantes (fundamentalmente los paisanos de Manolo y los italianos). El estilo no cambia: buenos precios, platos abundantes (preguntar siempre a los mozos, muy profesionales, sobre la posibilidad de compartirlos), vinos sin excesos en los precios, ambiente amigable. Más no se puede pedir. La carta es extensa, en la que no falta ningún plato que se precie de pertenecer a las costumbres culinarias de los habitantes de la ciudad del tango. Y lo más importante es que los precios son más que amistosos con el bolsillo (más aún si se sabe pedir).

En Manolo podés encontrar los clásicos platos de siempre: milanesa a la Napolitana; matambre con rusa; revuelto Gramajo; parrilla al carbón, y pastas caseras


Para empezar matambre con rusa, lengua a la vinagreta, empanadas de carne cortada a cuchillo, provoleta y picada de la casa (para cuatro). Hay  minutas variadas (tortillas a la catalana y de brócoli entre las no tradicionales); omelettes; papas fritas y purés; acelga a la crema; gratín de brócoli. De la parrilla al carbón, los cortes más tradicionales (asado banderita o corte especial, dos medallones de lomo, entraña, bife de chorizo común y mariposa, bondiola de cerdo). Pastas caseras en diferentes versiones (sorrentinos de jamón y muzzarella, raviolones de ricota, tallarines). También pescados, mariscos y arroces; bondiolas y carrés en ocho opciones distintas; matambre a la pizza o al verdeo; milanesas (la Napo es la más destacada, claro está); lomo Houston, cuatro pimientas y strogonoff; bife de chorizo a la Irlandesa, italiano con batatas fritas o canadiense con papas aplastadas. Y pollos y supremas (al ajillo suprema Gran Manolo). Como se observa, para todos los gustos y paladares, clásicos, gourmets y con exigencias varias, todos quedarán satisfechos en cantidad y calidad. Lo que probamos, lógicamente, no es siquiera el 1% del menú de Manolo. Pero para muestra basta un botón.

Los postres son también caseros, si es que el estómago aguanta: flan mixto, panqueques, sabayón al marsala con nueces, peras al Malbec, helados de El Fundador, la infaltable Copa Melba. El servicio de mesa cuesta 10 pesos. Y los vinos están marcados con precios harto razonables. Manolo no te defrauda, cuesta lo que vale, o en realidad cuesta menos de lo que vale.

Más de Restaurantes
Más que un Club
Restaurantes

Más que un Club


La Casona del Retiro podría ser apenas un restaurante de club más, donde solo se satisface el deseo de los socios de comer algo rápido y "más o menos", muchas veces "menos que más". Pero no lo es, porque el chef Miguel Ángel Sosa ofrece aquí una cocina que va desde platos simples a elaborados. Es "Más que un Club".
Ushuaia se puso Orange
Restaurantes

Ushuaia se puso Orange

Christian Waisberg y su brigada, ofrecen en el Restaurante Orange, del Hotel Los Acebos, una cocina basada en la esencia del producto patagónico y en particular de la Isla de Tierra del Fuego. Centolla y compañía con una vista extraordinaria de la ciudad más austral del mundo.

Italpast siempre el mejor
Restaurantes

Italpast siempre el mejor

Volver a Italpast una y otra vez, cada vez que se pueda aunque nos separen 75 kilómetros. El placer de la comida sencilla, que no es otra cosa que el alma de la culinaria italiana.