Es Yeta no probarlo

Un Cesanese nada "Comune"

Lunes, 28 de enero de 2019

El Yeta Cesanese de la Bodega Domingo Molina es una rareza por donde se lo mire. La cepa es cultivada únicamente en determinadas zonas de la Región Lazio, por parte de pequeños productores. Pero por esas cosas del destino, aparecieron unas viñas en Cafayate. Y así decidieron presentar este vino a modo experimental.

La Bodega Domingo Molina no para de sorprender con rarezas como ésta. Hablamos del Cesanese, de producción limitada y con la marca Yeta. "Contra todo prejuicio, la yeta puede ser la causa para grandes descubrimientos, como este vino único...", dice la contraetiqueta.

La palabra no existe para la Real Academia Española pero en nuestro lunfardo, significa "suerte adversa", todo lo contrario que nos depara este vino sui generis por donde se lo mire.

Hace muchos años, en una de las primeras incursiones en Cafayate, Palo Domingo nos contaba que 30 años atrás había encontrado algunos viñedos e una cepa italiana originaria de la Región Lazio, en el centro de Italia, y a la que pertenece Roma. Su nombre completo es Cesanese Comune.

Se trataba de una finca que le había comprado a unos italianos, en Cafayate. Con un trabajo de largo alcance, piano piano si va lontano, como se dice en Italia, los Domingo también lograron viñedos puros de Cesanese en Animaná y el Valle Rupestre.

La cepa tiene tres denominaciones de origen controladas (DOC): Cesanese di Affile, Cesanese di Olevano y Cesanese di Piglio. Hay una subvariedad de Cesanese di Affile que se consideran de calidad superior, que también se usa en pequeñas proporciones de corte en el Trinoro toscano.

Lo interesante es que el Cesanese tiene una larga historia que viene de la época de los romanos, pero hoy raramente se la encuentra fuera del Lazio.

La excepción que confirma la regla es este Yeta Cesanese de Cafayate. Nos cuenta Rafael Domingo que para los hermanos, era casi un deber homenajear a su padre con un Cesanese fruto de investigaciones y ensayos a lo largo del tiempo.

Decidieron incluirlo en la línea Yeta, por cuanto son vinos experimentales que, en el caso del que nos ocupa solo se hicieron 597 botellas. No hemos probado el Cesanese italiano, pero el Yeta es un vino que refleja el espíritu de una cepa italiana, aunque en este caso el terroir salteño se hace presente para darle mayor personalidad.

Lo concreto es que estamos en presencia de una rara avis, que la Bodega Domingo Molina dedicó a una cepa muy poco (o nada) difundida en nuestro país.

Rafael destaca asimismo que fueron asesorados por el enólogo italiano Roberto Cipresso, quien elabora en la bodega salteña su vino Pachamama Malbec.

La línea Yeta también cuenta con un blanco 70% Sauvignonasse (el viejo y querido Tocai italiano cuya denominación se debió cambiar para con confundirse con el Tokajy húngaro) y 30% Torrontés. Son apenas 567 botellas de la cosecha 2018.

Y se completa con varietales puros de Merlot y Tannat, y un Malbec- Tannat.

Más de Bebidas
Las mujeres del vino
Bebidas

Las mujeres del vino

"Al Rojo Vino" (Mujeres extraordinarias que revolucionaron la cultura del vino en la Argentina) es un libro (por ahora digital) escrito por la periodista Tamara Herraiz. Una buena idea que sin embargo, naufraga en la frivolidad y la, a veces, desacertada elección de las protagonistas.

La cerveza que nace del mar
Bebidas

La cerveza que nace del mar

Antares y Fluence Argentina se unieron para crear Oceánica, la primera cerveza argentina elaborada a partir de agua de mar desalinizada de las costas de Mar del Plata.

Los mareados se hicieron sodeados
Bebidas

Los mareados se hicieron sodeados

"Esta noche, amiga mía,
el alcohol nos ha embriagado;
que me importa que se rían
y nos llamen los mareados".


La letra del tango "Los Mareados", de Cobián y Cadícamo, le viene como anillo al dedo a la coyuntura que atraviesa el vino, con una indetenible caída del consumo.