Comer, Amar, Compartir, Vivir

Alegra te da un Alegrón

Miércoles, 2 de enero de 2019

De la conjunción de dos profesionales con trayectoria - Mariana Achával y Lorena Papasergio - nació hace escasos meses Alegra, un bistró donde comer platos sencillos y ricos. Para darte un Alegrón a precio muy conveniente.

Alegra Restaurante & Vinería - Olleros 3891 Buenos Aires - Teléfono: 4554-4555. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: Mediterránea

Barrio: Chacarita

Precio: $$$

El barrio: Chacarita. Una esquina en ochava donde se unen Olleros y Fraga. Allí funcionaba Rita y hoy está Alegra. El bistró que abrió sus puertas hace pocas semanas, fue idea de dos profesionales de la gastronomía y amigas en la vida diaria.

Mariana Achával es sommelier y docente de C.A.V.E., también junto a Valeria Mortara dueña de la marca Bienconvino, que elaboran con la asesoría del enólogo Marcelo Pelleriti.

Lorena Papasergio es quien comparte el desarrollo de Alegra manejando la cocina. Trabajó en Los Notros, donde fue chef ejecutiva; tuvo un cargo operativo en 878 y también comandó la propuesta del Restaurante Patagonia en Ciudad de México.

El eslogan de la casa es: Comer, Amar, Compartir, Vivir. Alegra es bien simple, sus comidas ricas y para darte un Alegrón completo, se paga lo justo y razonable.

Precisamente, los Alegrones forman parte de la propuesta ideada por Lorena: están hechos con pan de miga, se los tuesta y enrolla. Los ingredientes varían según las cuatro opciones ofrecidas. Los hay de quesos y cantimpalo; de berenjenas a la parmesana; de pollo, pimiento, cebolla, zanahoria asada y queso de cabra; o el que pedimos de bresaola, queso brie, rúcula, tomates y pesto. Salen acompañados con papas cuña.

En el mismo capítulo del menú están los "sánguches", como el de ciabatta con salame, ricota, hierbas, olivas negras y tomate; focaccia rellena de vegetales asados, parmesano y aceitunas; o el pebete de peceto, queso brie, cebollas encurtidas, hojas verdes y alioli. También van con papas cuña.

 Los platos de "Nuestra Cocina" incluyen cuatro entradas, otros tantos principales y tres postres.

En el primer caso, pinchos de queso halloumi asado, caponata y salsa picante; ensalada de hojas amargas, hinojo fresco, naranja, remolachas asadas, cebollas encurtidas y maíz crocante; croquetas de morcilla (muy sabrosas) con ensalada de hojas verdes, peras asadas y almendras tostadas; u otra ensalada de palta, tomates, granos de choclo, cebolla y hojas aromáticas.

Principales: pesca del día en papillote; ravioles de crema de brócoli, tomates frescos y aceite de oliva extravirgen; pechuga de pollo a la chapa con vegetales asados, limón y maní; o bife de chorizo con chimichurri y papas cuña.

La paleta helada de limón y chocolate, refresca en estos días del verano que agobia en Buenos Aires. Además, hay flan napolitano de dulce de leche, y tortas de zanahorias "alegres".

Ofrecen un menú de mediodía, que incluye entrada, principal, bebida y café Segafredo, o bien se puede cambiar la entrada por fruta, a solo $ 310 (precio de diciembre de 2018). Y los sábados, el brunch Olleros y Fraga, muy completo a $ 410.

 Alegra funciona también como "vinería", de manera tal que a los recomendados de la carta (que cambian mensualmente) se agregan los que ocupan las góndolas a precio muy accesible (dice Mariana que los colegas y amigos no pagan el descorche).

Por supuesto, que está disponible toda la línea de Biencovino. Cada botella lleva en la contraetiqueta una receta de chefs reconocidos como Maximiliano Matsumoto, Olivier Falchi y Patricio Negro, entre otros.

La casa tampoco se cobra servicio de mesa. Hay aperitivos y café Segafredo, como se dijo. La atención personalizada de Mariana Achával es otro toque de distinción.

Para comer y compartir, una propuesta que puede englobarse en cuatro palabras: elogio de la sencillez. 

Alegra es Restaurante y Vinería

Un Alegrón.

Más de Restaurantes
El Bamboo de la suerte
Restaurantes

El Bamboo de la suerte

Green Bamboo nació cuando entre nosotros poco se sabía de la culinaria del sudeste asiático. Corría el año 1999 y abrir un restaurante de estas características conllevaba un gran desafío. Sin embargo, Darío Muhafara no se equivocó. Algunos lo imitaron, pero nadie le quita lo bailado.
Chiuso se abre al cambio
Restaurantes

Chiuso se abre al cambio

Chiuso lleva ya cuatro años en Plaza San Martín, con su propuesta de Cocina Ítalo Argentina sencilla, rica y accesible a todo bolsillo. Su menú es un homenaje a los inmigrantes que hicieron cambios en las recetas originales sustituyendo insumos que aquí no se conseguían.
La sal de la vida
Restaurantes

La sal de la vida

El tercer viaje gastronómico al Perú de Fondo de Olla © (esta vez a Lima le sumamos Cuzco y Machu Picchu), tuvo como prioridad conocer restaurantes que no habíamos visitado. La excepción fue Maras, donde el chef Rafael Piqueras Bertie interpreta su visión de la culinaria peruana a través de una cocina "honesta y moderna, sin perder de vista la tradición".