No es vergüenza ser Pobre

Parrilla de familia (y de Luis)

Jueves, 6 de diciembre de 2018

El Pobre Luis cumple tres décadas de vida y lo festejó con una reunión que tuvo presencia de periodistas, cocineros y amigos de la casa. Una historia de constancia y dedicación que continúa la tradición de su fundador: Luis Acuña.

Pecado de periodista. Confesamos que nunca habíamos ido a El Pobre Luis. Por un motivo u otro, siempre había quedado pendiente la visita. Imperdonable.

Ingresamos al local y de inmediato se nos ocurrió que había algunas coincidencias con una parrilla colega: La Brigada. Sus fundadores, dos grandes parrilleros que empezaron bien de abajo. Las camisetas de fútbol, que decoran ambos negocios. Y el tiempo transcurrido: 30 años El Pobre Luis y 26 y pico la de Hugo Echevarrieta.

La única diferencia es que Luis Acuña ya no está entre nosotros. Pero queda la imagen de su chaqueta rojo furioso que lo hizo conocido, que lo identificaba. Así lo vimos un par de veces en Mendoza.

No podemos menos que recordar los desafortunados comentarios de un chef francés devenido en figurita mediática y bancaria, quien dijo que la parrilla uruguaya es mejor que la argentina. Ridículo, salvo por detalles son muy parecidas; imposible determinar cuál es la mejor.

Luis, el Pobre de marras, supo congeniar lo mejor de una y otra, al punto de que lo suyo no era ni uruguayo (de donde era oriundo) ni argentino, sino rioplatense.

Era sin dudas un gastronómico de alma. Llegó a Buenos Aires en la década del '70 y comenzó a incursionar en la gastronomía armando una panadería con su esposa Mari. Tiempo después, en 1988, el matrimonio abrió su primera rotisería. Fue uno de los primeros "parripollos" del barrio de Belgrano.

Mari se ocupaba de las milanesas, las pastas, las ensaladas y las papas fritas, mientras que Luis se ocupaba de los pollos, las pamplonas (especialidad de la parrilla uruguaya: enrollados de pollo, vaca o cerdo, rellenos de jamón, queso, panceta y envuelto en la tela crépine), y de los lechones.

Originalmente, a Luis no le gustaba ser parrillero. Había aprendido el oficio de su padre que tenía su parrilla en el Uruguay, pero con el tiempo fue reconciliándose y tomándole el gusto al asador.

En 1992, cierra la rotisería y abre su primer restaurante llamado "El Parrillón del Pobre Luis", en la esquina de Arribeños y Quesada (allí hoy funciona Solomía). Un lugar para 40 cubiertos.

En el año 2003, El Pobre Luis (ya sin Parrillón) se mudó a una cuadra de su primera rotisería: Arribeños y Blanco Encalada, justo en la esquina opuesta. El local se distingue, entre otras cosas, por su decoración. Las camisetas y banderines de los equipos de fútbol de todo el mundo empapelan las paredes. Todo empezó cuando Enzo Francescoli, amigo de Luis Acuña, le regaló la camiseta con la que había salido campeón de la Copa Libertadores de 1996 con River. Hoy hay cerca de 420 casacas colgadas.

Algunas de las especialidades y creaciones más famosas de Luis Acuña son el bife uruguayo, el lomo con hueso, las mollejas y las pamplonas. Cuando le preguntaban si su parrilla era uruguaya o argentina, él respondía: rioplatense. Lo que precisamente comentábamos más arriba.

Con motivo de los 30 años, se presentó El Pobre Luis Blend 2013 - Edición Especial, elaborado por Viña Olivia con uvas provenientes de Finca La Amistad, Vista Flores, Valle de Uco, a 1.050 de altitud.

Se trata de un blend de uvas tintas que no se dan a conocer, que se adapta a la perfección a los cortes de carne que ofrece la casa. El proyecto surge de una relación previa entre el restaurante y la bodega, una mirada compartida y un rasgo de "proyecto familiar" que los unió para llevar adelante la idea.

Debe recordarse que Olivia Blend de Familia, es el vino más vendido en el restaurante desde hace varios años. Una de las razones por las que solicitaron a Viña Olivia que elaborase este vino, es para conmemorar los 30 años de un ícono de las parrillas argentinas y a la vez rendirle homenaje al querido Luis Acuña.

Hoy la saga familiar continúa los pasos del fundador. Al frente está su hijo Líber, que cuando todo comenzó, allá por 1988, tenía apenas dos años.

El Pobre Luis - Arribeños 2393 - Belgrano. Teléfonos: 4780-5847 / 4782-4488. >Abierto de lunes a sábados, de las 20 al cierre.



Más de Gastronomía
Aclaración sobre Patios de Cafayate
Gastronomía

Aclaración sobre Patios de Cafayate

En la nota que publicamos esta semana sobre el Restaurante Pacha, se menciona al pasar un comentario peyorativo sobre los hoteles Grace y Patios de Cafayate. Como hemos recibido una aclaración del señor Diego Coll Benegas, gerente general del segundo establecimiento, hacemos un mea culpa.
Intoxicación y muerte en un restaurante Valencia
Gastronomía

Intoxicación y muerte en un restaurante Valencia


No es la primera vez que un restaurante lujoso, caro y con estrellas Michelin padece un episodio luctuoso. Ocurrió en Noma, cuando era el número 1 en los 50º Best Restaurants. Y pasó ahora en Riff, un restaurante valenciano con 1 Estrella Michelin. El autor analiza el tema desde el punto de vista de la manipulación de alimentos.

La Iniciativa Madre - Parte II
Gastronomía

La Iniciativa Madre - Parte II

Momento Madre de Dios fue el nombre de la experiencia que vivimos en la localidad homónima, de la mano del chef Virgilio Martinez quien replicó la lo que ya había comenzado en Cusco, para dar lugar a uno de los proyectos humanos más importantes del mundo en relación a la gastronomía.