Antares sigue de festejo

La cerveza de los 20

Jueves, 22 de noviembre de 2018

Todo un año de festejo. Y una de las acciones de Antares, que cumple sus primeros veinte años de vida, fue el almuerzo que tuvo lugar en el local de Palermo, donde cocinó el chef de Sarasanegro, Patricio Negro. Una buena manera de probar la nueva Antares 20 Años.

Antares viene celebrando su 20º Aniversario con una serie de actividades en todos los locales. Durante los últimos meses, se repasaron los mejores momentos de su historia. Y todos los días 19 de cada mes, se realizaron las "Noches Homenaje". Así, en el mes de mayo, se llevó a cabo la el homenaje a la "Primera Porter" que se cocinó en Antares Mar del Plata.

Luego, el 19 de junio, se realizó la Noche Homenaje "Martes de Buen Gusto" con un chef en vivo cocinando en los locales. El 19 de julio se hizo la noche del "Día del Amigo" con una cocción de APA con cervecerías amigas, y en agosto fue el turno del "Concurso InterAntares", donde cada local participó con el objetivo de elaborar la cerveza 20 Años, mediante algunas pistas de la receta y el envío de una botella.

 Como cierre a estas acciones, en diciembre se llevará a cabo una gran celebración en la Fábrica del Parque junto a amigos y clientes.

Pero en el caso que nos ocupa, la empresa organizó un almuerzo para presentar la Antares 20 Años y para ello, trajeron a Buenos Aires a Patricio Negro, al que uno de los propietarios, Pablo Rodríguez, consideró "el mejor

chef marplatense", aunque a esta altura Sarasanegro ya ha trascendido a la ciudad y es uno de los mejores restaurantes del país.

También estaban presentes en la reunión, Leo Ferrari y su esposa Mariana, socios de Antares.

El menú de mar, como no podía ser de otra manera, combinó con la cerveza de manera acertada. El carpaccio de besugo, que estaba marinado con naranja y se presentó con crocante de arroz, fue acompañado por la Antares Playa Grande.

 Luego, la Antares 20 Años fue servida con el tartar de atún rojo con yema de huevo curada; y el salmón blanco con habas, arvejas y espárragos.

A la hora del postre, una mousse de chocolate especiado que tenía forma de helado de palito, Leo Ferrari ofreció probar una cerveza de 20 grados de alcohol que fue elaborada a título experimental y no saldrá a la venta.

La Antares 20 Años tiene 11 grados de alcohol, exhibe un color bronce claro, su aspecto es cristalino y los aromas se ofrecen complejos y frutados, a causa de las levaduras belgas utilizadas en la elaboración.

Según los datos de cata, la guarda prolongada le aporta notas de zapallos en almíbar, vainilla y coco. Las especias se muestran con registros levemente mentolados, de pimienta, anís y clavo de olor.

A su vez, las barricas de bourbon, cognac, oporto, tequila y grapa le aportaron toques de uva, agave, compota, vainilla y coco. Su amargor relativo es bajo y el balance dulce esconde los potentes 11 grados de alcohol.

El diseño de la botella y packaging estuvo a cargo del equipo de marketing de Antares, con la asistencia del diseñador gráfico Sergio Pérez Fernández. La botella de 500 centímetros cúbicos contiene una serigrafía y una copa especial diseñada exclusivamente para disfrutar más su sabor. Viene en estuche de metal, en dos presentaciones, a un precio de $ 395 y $ 800, respectivamente. Está disponible en todos los locales y Paradores Antares del país.


Más de Bebidas
Las mujeres del vino
Bebidas

Las mujeres del vino

"Al Rojo Vino" (Mujeres extraordinarias que revolucionaron la cultura del vino en la Argentina) es un libro (por ahora digital) escrito por la periodista Tamara Herraiz. Una buena idea que sin embargo, naufraga en la frivolidad y la, a veces, desacertada elección de las protagonistas.

La cerveza que nace del mar
Bebidas

La cerveza que nace del mar

Antares y Fluence Argentina se unieron para crear Oceánica, la primera cerveza argentina elaborada a partir de agua de mar desalinizada de las costas de Mar del Plata.

Un Cesanese nada "Comune"
Bebidas

Un Cesanese nada "Comune"

El Yeta Cesanese de la Bodega Domingo Molina es una rareza por donde se lo mire. La cepa es cultivada únicamente en determinadas zonas de la Región Lazio, por parte de pequeños productores. Pero por esas cosas del destino, aparecieron unas viñas en Cafayate. Y así decidieron presentar este vino a modo experimental.