Nórdica Smorrebrod

Sanguchería Danesa en San Telmo

Miércoles, 8 de agosto de 2018

Los smorrebrod nórdicos son los famosos sándwiches abiertos, que suelen comerse sobre todo a la hora del almuerzo principalmente en Dinamarca. Fuera del Club Danés y del Club Sueco encontramos un nuevo lugar en San Telmo donde los hacen muy bien: Nórdica Smorrebrod.

El 7 de agosto es el Día de San Cayetano y parece que la Iglesia de Liniers ya no alcanza para pedir "pan y trabajo". Esta vez los partidos populistas rumbearon para la Plaza de Mayo a pedirle plata a Macri y con un poco de suerte, a comer un Paty o un choripán en alguno de los numerosos puestos callejeros de la Avenida de Mayo. Poco para la pobre gente que no tiene trabajo y muy poco para comer. 

No quedaba entonces más remedio que patear las veredas porteñas, esquivando columnas embanderadas al igual que hacían los oficinistas en busca de un sanguchito.

Para los que conocemos de gastronomía, siempre es bueno encontrar nuevos lugares. Y como no hay mal que por bien no venga, la caminata obligada nos detuvo en Chacabuco al 137, donde un cartel nos llamó la atención: Nórdica Smorrebrod. Con un poco de culpa, claro. Por los que no tienen ni siquiera para un sánguche. 

Se nos despertó la nostalgia por tantos viajes a Dinamarca, donde supimos hacer amistad y disfrutar de uno de los países más lindos y seguros del mundo. Y de su gastronomía casera, obviamente.

Entramos al local y nos topamos con Allan Johansen, un joven llegado desde el país de Hans Christian Andersen hace siete años. Nació en Kolding, en la península de Jutlandia (la parte continental de Dinamarca, por cuanto el resto del territorio son islas), ciudad portuaria que supo albergarnos varias veces como paso a la feria agropecuaria Agromek, en Herning.

Allan abrió su pequeño local de smorrebrod ("pan enmantecado" si lo traducimos literalmente), hace apenas tres meses. Además de los tentadores sánguches daneses, hay una sopa y un plato del día. Todo para llevar.

El menú se basa en Leverpostej (paté horneado con panceta ahumada, champiñón y pepino agridulce); Frikadeller (albóndigas de cerdo con repollo colorado y pepino agridulce); Fiskefilét (filet de pescado empanado con salsa remoulade, limón, tomate y pepino); Veggie (vegetales grillados y pesto), y Kyllingesalat (pollo en crema de curry con cebolla morada, morrón y panceta ahumada).

Hay otras variedades que pueden pedirse, como Flaeskesteg (cerdo con chicharrón crocante, repollo colorado, pepinos agridulces y naranja); Roastbeef (peceto con salsa remoulade, cebollas crocantes y pepino).

O Gravad Laks (un clásico que se prepara con salmón gravlax, con una salsa suave de mostaza y eneldo, más tomate cherry); y Aggemad (huevo con mayonesa, ciboulette, tomate y panceta ahumada o camarones).

El pan de centeno se elabora en la casa con masa madre y nada de conservantes. Se puede comprar también a $ 180 la unidad, de aproximadamente 2,300 kilogramos.

Hay combos para llevar: 1 smorrebrod o sopa ($ 50); 2 smorrebrod ($ 90) ó 3 ($ 120). El plato del día vale $ 100 y hay otra opción que incluye smorrebrod o sopa más plato del día a $ 140.

Los precios corresponden a agosto de 2018. No es un lugar con mesas pero la verdad es que dan ganas de comerse un par de sánguches daneses ahí mismo con una cerveza Tuborg y un shot de aquavit Aalborg.

Nórdica Smorrebrod queda en Chacabuco 137 San Telmo, teléfono 15 3831 7324. Abierto de lunes a viernes de 11.30 a 15.30. Y Skol.


Más de Gastronomía
Lo que se Cocina en la Olla
Gastronomía

Lo que se Cocina en la Olla

Una celebración especial en Cabaña Las Lilas. Lekeitio cambia carta. Kho, un hijo de Green Bamboo en el Mercado de Belgrano. Dulce de leche argentina a Japón. Los almuerzos de Cincinnati. Y llega el exclusivo Johnny Walker Blue con etiqueta argenta.
Hernán Caballero, NH Lancaster
Gastronomía

Hernán Caballero, NH Lancaster

El chef ejecutivo del NH Lancaster es uno de los tantos jóvenes profesionales que ha promovido la cadena hotelera española, conocida por tener a Ferrán Adriá como asesor a nivel global.
Hágase la luz
Gastronomía

Hágase la luz

En lo aparente, Luzmala es un bar como muchos que tienen la onda speakeasy pero puertas adentro exhiben algunas diferencias que lo identifican. Algunas se refieren a la ambientación, como su "techo de pecera", pero sobre todo porque la cocina que lleva adelante el chef Martín Pons no es el último orejón el tarro como ocurre a veces en estos lugares.