Día del Trabajador Gastronómico

Panza llena, corazón contento

Jueves, 2 de agosto de 2018

¿Por qué el 2 de agosto se celebra en nuestro país el Día del Gastronómico? Por una cuestión sindical. No importan tanto el hecho de marras ni la causa. Sí el efecto. Brindamos un merecido reconocimiento a quienes nos dan de comer.

Hay trabajos que solo pueden gustarles a quienes tienen auténtica vocación. Uno de los ejemplos paradigmáticos, sin dudas, es la cocina (y no nos referimos solamente a los chefs y los meros integrantes de la brigada, los cocineros en sus diferentes funciones, sino a todos los que realizan su tarea, aunque sea en un escritorio, en la recepción del restaurante o en cualquier parte del engranaje).

A nadie puede agradarle lavar platos durante largas horas, pelar mil papas todos los días, atender a clientes malhumorados (y a veces también maleducados que te faltan el respeto), bancar a los dueños a los que no le cierran los números y le echan la culpa a los empleados, etcétera.

No debe haber trabajo más estresante y aburrido que ser abogado o contador. Levantar bolsas en el puerto tampoco le gusta a nadie, pero hay labores que mucha gente hace por necesidad. Menos ser policía y que te paguen dos mangos encima corriendo riesgo tu vida cada vez que salís a la calle.

El político es otro caso particular: tiene vocación (de chorro). De charlatán y de camaleón, que cambia de color partidario según la ocasión.

Es decir que hay trabajos que se hacen por vocación y muchos por necesidad. Otros por pura conveniencia. Muy pocos son los que trabajan en lo que les gusta realmente. 

La Real Academia Española define a la gastronomía como "arte de preparar una buena comida", "afición al buen comer" y "conjunto de los platos y usos culinarios propios de un determinado lugar". Por ende, gastronómico es el que realiza lo primero y lo tercero. Lo segundo, nos convierte inmediatamente a los que sentimos placer por la comida y la bebida, en "gastronómicos".

No obstante, nobleza obliga, solo englobaremos a los que ejercen un trabajo dentro de la gastronomía, sin distinción de puestos ni jerarquías, de lugar físico ni de especialidad.

Hoy se festeja el Día del Gastronómico y no es porque ese día nació algún chef famosos ni se murió alguien a quien quisiera rendirse homenaje. El 2 de agosto de 1948 se constituyó la Federación Obrera Argentina de la Industria Hotelera (FOAIH), un sindicato pionero para la defensa de los trabajadores hoteleros.

Con anterioridad, solo había gremios poco desarrollados y de escasa participación, pero en 1944 comienzan los agrupamientos regionales para tener mayor peso en los reclamos.

A través de la Resolución Nº 49/49 de la Secretaría de Trabajo y Previsión de la Nación, la personería gremial que lleva el Nº110 le dio legalidad a una federación que agrupaba a todos los gremios de las ramas hotelera y gastronómica que se habían constituido durante las anteriores décadas.

El 25 de agosto de 1955, la FOAIH cambia su naturaleza jurídica y pasa a ser la Unión de Trabajadores Gastronómicos de la República Argentina (Utgra), cuyos estatutos son aprobados por Resolución Nº 160/55 del Ministerio de Trabajo y Previsión de la Nación.

Luego de diversos avatares propios de los gobiernos de facto que supimos conseguir, recién a fines de 1999 vuelve a modificarse el nombre, para pasar a llamarse Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (para agregar una vez más a los hoteleros).

Y en 2004, pasa a ser la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina.

Sea como fuere, esta institución, llamara como se llamase, es la que tiene a su fecha de fundación original como origen de la celebración del Día del Gastronómico.

Va de suyo que Fondo de Olla © no existiría si no hubiera gastronómicos. No tendríamos razón de ser. Careceríamos de temas de los cuales hablar. Comeríamos siempre milanesas con papas fritas, que son muy ricas pero no todos los días, obviamente. O comida enlatada. No podríamos elogiar a nadie, ni criticar tampoco.

Desde nuestra humilde tribuna, saludamos a quienes hacen una gastronomía cada vez más grande. A los que se queman las manos y se cortan los dedos. Quienes trabajan a destajo por un sueldo que no siempre está acorde a lo que merecen. A los que no integran ninguna Corpo, a los que no sacan ventaja del esfuerzo ajeno, a los que no son como los cocineros que no cocinan, a los que no viven solo de la imagen.

La mayoría de los gastronómicos son merecedores de nuestra admiración. Por eso es que hoy levantamos la copa para brindar por todos ellos, los que hacen que nuestros sentidos se despierten en plenitud, los que nos sorprenden, nos halagan, nos emocionan.

A los otros, que son pocos pero dañinos, apenas los ignoramos. Salud a los verdaderos gastronómicos. Nuestras gracias de todos los días, sintetizadas hoy en un cordial saludo. Por ustedes tenemos la panza llena y el corazón contento, más que Palito Ortega

Más de Gastronomía
Pizza Fest en la costa de Vicente López
Gastronomía

Pizza Fest en la costa de Vicente López

Llega el primer festival para los amantes de la pizza. El 14 y 15 de diciembre, desde las 18 hasta las 24. La cita será en el Paseo de La Costa de Vicente López.
La Cocina Italiana es un Festival
Gastronomía

La Cocina Italiana es un Festival

Mañana y el miércoles prosiguen las actividades del Festival Italiano que organiza el ICE (Agencia Italiana para el Comercio Exterior), junto al Ministerio de Desarrollo Económico y la Embajada de Italia, en la Escuela de Cocina Mausi Sebess. Leonardo Fumarola ofrece platos tradicionales.
Por la otra Orilla
Gastronomía

Por la otra Orilla

Algunos sabrán y otros no, que Fernando Trocca y Martín Pittaluga (no hacen falta los CV de cada uno), abrieron hace poco tiempo en Buenos Aires, un nuevo restaurante llamado Orilla. Para quienes la gastronomía no es sólo llenarnos la panza con lo que venga, es un dato importante. Pero si la experiencia se frustra, lo importante da lugar a la decepción.