Debatiendo sobre la agricultura biodinámica

Luna Austral, una bodega sui generis

Martes, 12 de junio de 2018

Carne y vino es una combinación imbatible para cualquier argentino promedio. Alrededor de una mesa de Cabaña Las Lilas, que puso lo primero, compartimos un animado debate sobre la biodinamia con la propietaria de la Bodega Luna Austral, Lucía Busnelli (quien obviamente ofreció sus vinos).

No vamos a ahondar demasiado esta vez en lo que significa la agricultura biodinámica para los que hacemos Fondo de Olla ©. Solo basta releer esta vieja nota que data de los primeros tiempos de nuestro sitio, cuando el tema recién empezaba a conocerse masivamente: http://www.fondodeolla.com/nota/agricultura-biodinamica-en-las-bodegas-poco-de-realidad-y-mucho-de-marketing/

Creemos que el tema está hoy muy bastardeado, con gente que lo hace para llamar la atención, otros que solamente aplican este sistema de producción para ponerle un precio más alto a sus vinos, y los menos son los que -equivocados o no- lo hacen con un grado de convencimiento y de pasión que reconocemos, más allá de las diferencias que podamos tener. Es éste el caso de Luna Austral.

En lo particular, la agricultura biodinámica tiene un componente orgánico que no admite dudas ni cuestionamientos; avalado por la ciencia. Y un segundo ítem que apela a lo folclórico, lo emotivo y si se quiere, lo esotérico.

No creemos, como lo dice un productor de San Rafael, de apellido ilustre, que gracias a la biodinamia en su finca no cae más granizo ni se registran heladas. No creemos en los cuernos de vaca y en los signos del zodíaco, sí en la sustentabilidad del recurso tierra y en los ciclos lunares.

Debemos confesar que hasta ahora no habíamos podido tener un diálogo racional con aquellos que avalan la agricultura biodinámica con fanatismo, los que no admiten la opinión ajena.

También debemos aclarar que pensamos que un vino nos puede gustar o no, sin importarnos demasiado si es orgánico, biodinámico o elaborado "tradicionalmente".

Por eso es que celebramos esta vez que alguien que es responsable de una bodega que hace vinos biodinámicos, aceptara debatir con nosotros sobre este sistema de producción que ha generado un grieta (palabra tan de moda últimamente) entre quienes la avalan y la critican.

En lo personal, uno supo del tema hace varios años atrás, cuando tuvimos la fortuna de visitar la Bodega Colomé y compartir un almuerzo con Donald Hess y su esposa Úrsula, esta última impulsora de una práctica agrícola que tiene sustento en los preceptos de Rudolf Steiner, en los años '20 del siglo pasado. Va de suyo que llegamos a esa cita gracias a que acompañábamos a un colega de Hess, nada menos que Palo Domingo.

La ciencia cambia todo el tiempo y avanza de manera asombrosa. Los agnósticos nos resistimos a reconocer aquello que no tiene comprobación científica. Y por ende, si de agricultura biodinámica se trata, nos encontramos con ciertas prácticas que no sabemos qué impacto real tienen en el viñedo y en la bodega. Es más, la biodinamia solo se ha multiplicado, aún en grado escaso, en la vitivinicultura y no en otras actividades agrícolas.

Lucía Busnelli (que es sommeiler) nos cuenta que el proyecto de Luna Austral es un emprendimiento familiar (a instancias de su padre Roberto, fanático de los vinos de Saint Emilion), que nació prácticamente como un hobby y que finalmente terminó por constituirse en una pasión. Y lo que es importante, la inversión la hacen sin pedir nada al Estado, como han hecho otras bodegas que luego muestran un exhibicionismo obsceno. Por ende, también están en su derecho de elegir el método que les parece más conveniente.

Luna Austral implantó sus viñedos en el año 2008, en La Consulta, Valle de Uco. El proyecto lo llevan adelante el agrónomo Mario Toso y el enólogo Álvaro Espinosa, cultor de la agricultura biodinámica en Chile. El emprendimiento cuenta con la certificación de Demeter tanto para bodega como los viñedos.

La finca aporta cuatro variedades: Malbec, Cabernet Franc, Merlot y Pinot Noir. La bodega cuenta con dos vinos: Luna Austral Malbec y Luna Austral Sintonía, un genérico de tres variedades.

El primero es ciento por ciento Malbec y cuenta con certificación Demeter tanto para el vino como el viñedo. Se elaboraron las cosechas 2013, 2014 y 2016.

El blend que corresponde a la añada 2013 comprende un 47% de Merlot, 46% Cabernet Franc y 7% Malbec, por cierto una combinación poco frecuente. En este caso, son apenas 1.500 botellas.

Lo que hay que decir es que Luna Austral es el único emprendimiento que nació biodinámico (si estamos equivocados que alguien lo aclare). Es verdad también que el sistema de producción exige mayor trabajo que en la agricultura tradicional.

De ahí en más, nos queda el contenido de la botella, que es lo que realmente nos importa a los bebedores. Son vinos de nicho, de producción limitada y precio elevado. Ambos los disfrutamos acompañando el nuevo corte especial de Cabaña Las Lilas.

Como diría el recientemente fallecido Ricardo Santos, "el vino te gusta o no te gusta". Y en ese sentido, hay que decir que nos gustaron mucho. Sin importar cómo está elaborado. En todo caso eso queda para el debate y para seguir el derrotero de esta bodega absolutamente sui generis.

Más de Bebidas
Don Valentín copa los Bodegones
Bebidas

Don Valentín copa los Bodegones

Con el sello de Don Valentín Lacrado, un clásico de los vinos argentinos, del 18 al 26 de agosto se podrá disfrutar de menús presentados por 60 de los más reconocidos bodegones de la Ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Córdoba y Mendoza.

Vinoteca Fondo de Olla
Bebidas

Vinoteca Fondo de Olla

Este mes trae novedades en varias bodegas de Mendoza y San Juan, y la presencia de dos vinos argentinos en el Seminario de Viticultura Biodinámica en Rochester, Nueva York.

Cabaña Las Lilas: oda a la Carne, oda al Vino
Bebidas

Cabaña Las Lilas: oda a la Carne, oda al Vino

Por décimo segundo año consecutivo, Wine Spectator distinguió al Restaurante Cabaña Las Lilas por la calidad de su carta de vinos.