Cocina Japonesa para llevar a casa

Akira Takeuchi no para

Sábado, 9 de junio de 2018

Desde su llegada al país, hace más de una década, el chef japonés que acompañó siempre a su maestro y amigo (Takehiro Ohno) está embarcado en nuevos proyectos y se esfuerza por brindar un producto auténtico de calidad.

Han sido tiempos felices para Akira Takeuchi, "cocinero independiente" desde 2017. Se lo ve feliz porque junto a su esposa Vico Olivera son flamantes papás de una niña: Kurumi. Pero también porque se esfuerza en brindar auténtica cocina japonesa para llevar a casa. También prepara el sushi que se vende en Tienda Ohno, en el Mercado de Juramento.

Era un jovencito japonés cuando empezó a cocinar en Nikko, su ciudad natal en la Prefectura de Tochigi. Su madre fue la que le legó su vocación y ya a los 15 años se incorporó part time a un restaurante cerca de su domicilio.

Luego viajó a los Estados Unidos, concretamente a Dakota del Sur, donde hizo un intercambio culinario en el Mitchell Technical Institute. Al concluir la escuela secundaria, volvió al mismo establecimiento educativo, para realizar el curso terciario. Allí también hizo parte de su pasantía del curso en un restaurante italiano llamado Spezia's.

Volvió a Japón, donde terminó su formación en el Imaichi Junior High School y trabajó en el restaurante de su tío, para luego viajar a Tokio, con 20 años de edad. Allí trabajó durante cuatro años en un restaurante coreano.

Pero la parte que más nos importa a nosotros tuvo su origen en 2007, cuando Akira llegó a nuestro país siguiendo el camino de tantos emigrantes japoneses que rumbearon para nuestro país, la mayoría de ellos de Okinawa.

Durante ocho años acompañó a Takehiro Ohno, con quien además aprendió los fundamentos de la Cocina Vasca asociada a las técnicas orientales que tan bien conoce su colega y compatriota. Hoy, Akira -como ya lo destacamos- le prepara a su colega y amigo el sushi que se vende en Tienda Ohno, el local abierto hace pocas semanas en el Mercado de Juramento, en Belgrano.

Pero desde el año pasado, cuando dejó la cocina de Parú Recoleta, Akira ofrece una amplia variedad de sushi y de platos japoneses para llevar a casa. Se hace el pedido con un mínimo de dos o tres días de anticipación y se retiran en Belgrano, previa comunicación al mail: akira.takeuchi.cocina@gmail.com

Entre las propuestas que ofrece el menú, hay omakase (20 a 100 piezas de sushi); sushi fusión americano (no es lo que le gusta al chef pero los clientes lo piden); chirashizushi (un clásico sobre colchón de arroz, con ingredientes frescos y tamagoyaki, gari, algas y sorpresa del día); futomaki (el sushi "gordito"); sashimi de salmón o de pesca blanca del día; temaki set; surtido de nigiris; gyozas de cerdo; yakibuta (bondiola braseada) y kare ague de pollo.

De su influencia "Ohno", también ofrece langostinos al ajillo. Paella de mariscos y panqueques coreanos chijimi, con verdeo, nira y langostinos.

Para conocer más sobre el chef, se puede ingresar a: http://akiratakeuchi.blogspot.com.ar

En Tienda Ohno, Mercado de Juramento, se puede comprar auténtico futomaki hecho por Akira.

 Tremendo Omakase.

 Akira Takeuchi, "cocinero independiente".


Más de Gastronomía
Hernán Caballero, NH Lancaster
Gastronomía

Hernán Caballero, NH Lancaster

El chef ejecutivo del NH Lancaster es uno de los tantos jóvenes profesionales que ha promovido la cadena hotelera española, conocida por tener a Ferrán Adriá como asesor a nivel global.
Hágase la luz
Gastronomía

Hágase la luz

En lo aparente, Luzmala es un bar como muchos que tienen la onda speakeasy pero puertas adentro exhiben algunas diferencias que lo identifican. Algunas se refieren a la ambientación, como su "techo de pecera", pero sobre todo porque la cocina que lleva adelante el chef Martín Pons no es el último orejón el tarro como ocurre a veces en estos lugares.

Lo que se Cocina en la Olla
Gastronomía

Lo que se Cocina en la Olla

El invierno entra en su última etapa y los restaurantes se renuevan con propuestas originales mientras abre un "Patio Parrillero". Para calentarse, té y café. Y por qué no fernet.