Opción "anti" delivery

Las empanadas porteñas de un tucumano

Jueves, 17 de mayo de 2018

El autor hace las mejores empanadas tucumanas que se puedan comer en Buenos Aires. Pero cansado de sufrir la variante porteña de delivery, se jugó con su propia versión aunque siga convencido de que las de su provincia son las mejores.

Hace 11 años que llegué a Buenos Aires y, al igual que muchos tucumanos, me sucedió de llegar invitado a una casa y a la hora de comer, sin ánimo de cocinar, los anfitriones sugieren pedir delivery de empanadas.

Ahí entonces comenzaba el primer debate: ¿de qué gustos querés? Hay miles de sabores distintos: carne, humita, pollo, jamón y queso, cebolla y queso, cantimpalo, 4 quesos, verduras, etcétera.

La verdad es que terminás, porque uno llega a la gran ciudad acostumbrado a tener solo dos opciones: carne o pollo, y sus variantes picantes. Así que pensando en ir a lo seguro, pedís de carne.

Cuando llega el pedido, sin embargo, te encontrás con unas empanadas súper grandes, obviamente como buen gordo te alegrás porque vas a comer más de lo previsto. Pero esa alegría se esfuma cuando das el primer mordisco. Y te decís a vos mismo: "esto no es empanada, me pueden dar las de carne que pedí".

Claro, es que uno estaba acostumbrado en su provincia empanadas de carne cortada a cuchillo, chiquitas y jugosas, con mucho sabor, pero te dan una empanada gigante de hojaldre pintada con huevo, rellena de carne molida, con el agregado de morrón, mucha cebolla, predominio del pimentón y, en algunos casos, con aceitunas.

La verdad es que tenés hambre y la comés lo mismo, a las puteadas, porque te sentís engañado. Y la peor parte es cuando los lugareños, que se ve que nunca han viajado al Norte, te dicen: "son muy buenas, viste? Ahí es cuando se te lagrimón.

Pero la tortura no termina ahí, porque cinco minutos después de comer te agarra una terrible acidez en la boca del estómago y entonces jurás y rejurás que nunca más volver a comer una empanada porteña. 

Entonces, un día me dije: "voy a hacer una digna empanada de carne molida bien porteña, respetando la materia prima y poniéndole mucho cariño". El resultado fue muy bueno, y me siento realmente orgulloso de mi empanada porteña. Aunque las tucumanas para mí siguen siendo las mejores.

Para conseguirlas, es muy fácil. Hay que comunicarse por las redes sociales: Instagram y Facebook @napocaste o Napo Cocinero. Se toman pedidos de lunes a miércoles, y se pasan a buscar los días viernes y sábados por Chacarita. Horario a convenir. 

Más de Gastronomía
Es D'Oro todo lo que reluce
Gastronomía

Es D'Oro todo lo que reluce

D'Oro Caffé se transformó en Italian Bar. Entró Claudio y emigró Norberto. Pero la esencia de ristorantino italiano se mantiene incólume desde hace veinte años. Y la calidad también.
Los blintzes de Mishiguene
Gastronomía

Los blintzes de Mishiguene

El chef de Mishiguene nos cuenta la historia de los blintzes, que entre otras cosas dieron origen a las crêpes francesas. En su restaurante, los sirve hechos de remolacha y rellenos con helado de remolachas y crema agria.
Soldados de Perón a los tiros
Gastronomía

Soldados de Perón a los tiros

Parecían sonreírle las mieles del éxito. Su cocina regional, a precio más que razonable, le hizo un nombre en el ambiente gastronómico local pero no pareció suficiente para los dueños, que echaron al chef y administrador Gonzalo Alderete Pagés. El restaurante sigue abierto pero...