Comer en hoteles

Club 31 en Recoleta Grand

Jueves, 1 de febrero de 2018

Club31 Bar & Restó ofrece un menú creativo y de excelente relación precio calidad. La propuesta está a cargo de Luciano Grimaldi (chef ejecutivo de tres hoteles de la cadena, el de Recoleta y dos en Iguazú).

Club 31 Bar & Restó- Avenida Las Heras 1745, Buenos Aires- Tel.: 4129-9881. Abierto mediodía y noche. Principales tarjetas.

Cocina: De Autor

Barrio: Recoleta

Precio: $$$

Los restaurantes de hoteles, como lo decimos siempre, lo tienen todo: seguridad (algo no menor en esta época), comodidad, discreción (además no ingresa nadie a vender cosas o a molestar a los clientes), insumos de calidad y en materia de precios, no son más costosos que la media en lugares a la calle.

Recoleta Grand Hotel, que forma parte de una cadena que suma dos establecimientos más en Iguazú (Panoramic e Iguazú Grand) y otro más en Punta del Este, es un claro ejemplo que certifica lo expresado.

Su restaurante se llama Club 31 Bar & Restó y tiene como jefe de cocina a Luciano Grimaldi, quien además comanda las brigadas de ambos establecimientos de la cadena hotelera en Iguazú.

Grimaldi (un apellido bastante recurrente en la gastronomía local) se formó en el Instituto The Bue Trainers. En 2005 se adjudicó el primer puesto en el Torneo Nacional de Chefs de Hotelga. Luego viajó a Alemania, donde salió tercero en el Torneo Gourmet de Münster. Fue souschef en el Hotel Madero by Sofitel y chef de partida en el Hilton Hotel Buenos Aires. En Alemania, trabajó en los restaurantes Pier House y América Latina en Münster. Y realizó un stage en Villa Medici, 2 Estrellas Michelin.

En Club 31 hay opciones de mediodía y brunch los domingos. Pero el plato fuerte (o mejor dicho los platos fuertes) están presentes a la hora de la cena. Es allí donde el chef desarrolla toda su creatividad.

La nueva carta veraniega propone opciones frescas, como crudo de atún rojo con mango, cilantro, pomelo y vegetales; salmón gravlax, calamares, vegetales, quinua y lima; o ensalada de endivias con jamón de pato, corazones de lechuga y emulsiones. Y además un gazpacho del día (consultar).

Una entrada más contundente son las mollejas de ternera, con manteca de lima, emulsión de berro de agua, papas e hinojos.

Los muy carnívoros pueden optar luego por el corazón de ojo de bife, que sale con puré de coliflor ahumado, vegetales y su jugo de cocción; lomo Angus con cremoso de cebolla, ciruelas aciduladas y papas risolé: o bien la entraña, acompañada de puré de zanahoria y jengibre, pimientos, pickles y chimichurri ahumado.

Hay además un involtini de pollo para quienes desean cuidarse un poquito más, pero mejor resulta la pesca: selección de pescados frescos con su guarnición; salmón blanco con agua de tomate, langostinos, vegetales y algas; o los pappardelle (el plato elegido) con crema de ajos asados, mejillones, langostinos, pulpo y calamar. Pasta al dente, una suave presencia del ajo cremoso y la combinación de frutos de mar.

También se propone un risotto de remolacha con mascarpone cítrico; más una pasta casera del chef (consultar opción del día).

Si hay lugar, un helado puede ser la mejor opción. O la degustación de postres si se trata de una mesa no menor a cuatro personas.

En síntesis, Club 31 conlleva una propuesta original, sin excentricidades, en un ámbito tranquilo y precios acordes a lo que se brinda. 


Más de Restaurantes
20 años de Haiku
Restaurantes

20 años de Haiku

Haiku abrió sus puertas en octubre de 1997. Fue continuador de Morizono y por ende, uno de los precursores de la Cocina Japonesa fuera de los ámbitos de la colectividad del país asiático. Veinte años de continuidad, que denotan el éxito de su propuesta.

Mirutaki en la noche menos pensada
Restaurantes

Mirutaki en la noche menos pensada

Solo a un optimista de la comida como Julián de Dios se le ocurre salir a comer sin reserva la noche de San Valentín. Y encima encontró lugar: Mirutaki, un nuevo restó japonés recién abierto por los hermanos Totake.
Fábrica de Pastrami
Restaurantes

Fábrica de Pastrami

Jorge Szwarcberg acredita una exitosa trayectoria en la gastronomía local. Fue el primero que incorporó el sushi fuera del ámbito de los restós de la colectividad nipona, con Dashi. Gracias a su experiencia en la cocina peruana creó Ceviche. En 2015, tras desprenderse de estas cadenas, fundó Schwartz & Berg, donde prevalece la impronta judía de la cocina neoyorquina.