Sin respeto por el cliente

Aceite rancio en El Club de la Milanesa

Viernes, 24 de noviembre de 2017

Por cierto que El Club de la Milanesa no está dentro de nuestros favoritos. Es algo así como un fast food de una de las comidas preferidas por los argentinos. Pero lo peor es cuando no se respeta a los clientes.

El episodio ocurrió ayer al mediodía en el local ubicado en Monroe 1402 en el barrio de Belgrano. Una lectora de Fondo de Olla nos cuenta que concurrió con un grupo de compañeros de trabajo. En su caso y como no quería comer milanesa (porque al fin y al cabo hay otras opciones en El Club) solicitó uno de los dos menús vegetarianos del mediodía.

La camarera tomó el pedido y regresó a la mesa para informar que no tenían disponibles ninguna de las dos opciones vegetarianas anunciadas en la carta. Por lo tanto, solicitó una ensalada de verdes acompañada de queso Brie. La foto que acompaña a esta nota habla por sí sola. La pobreza del plato es elocuente.

Al reclamar por dicha situación, aceptaron agregar dos rodajitas más de queso. Pero lo peor no fue ni la ensalada, ni las finas rodajas presentadas. Sino que no le respetaron el precio del menú de mediodía (que insólitamente no estaba disponible en sus dos versiones), sino que nuestra lectora terminó pagando casi un 50% más que sus compañeros de mesa.

Una prueba más de que lo supuestamente barato sale caro, y que a muchos restaurateurs no les importa nada el cliente. Después no se quejen de supuesta competencia desleal ni de lo difícil que está la cosa.

Dicho simbólicamente, ayer el aceite estaba rancio en El Club de la Milanesa. Y seguro que perdieron varios clientes que no volverán.

Más de Gastronomía
Caviar italiano en Lincoln
Gastronomía

Caviar italiano en Lincoln

Lincoln ofrece este jueves una oportunidad única. Un tapeo de cinco pasos a cargo del chef Máximo de Ridder, con caviar Calvisius, producido de la cría de esturiones en los manantiales del río Po.
Helados para derretirse
Gastronomía

Helados para derretirse


El verano ya empieza y las elevadas temperaturas piden tentaciones frías. Acá recomendamos dos novedades y un clásico -que sólo abre en temporada- para que sacies el deseo con helado artesanal, de consistencia tan suave que empieza a derretirse en unos minutos de contacto con el caliente aire porteño.
Elegí tu pan dulce
Gastronomía

Elegí tu pan dulce

Se dice que el hombre es un animal de costumbre, y por ende come ciertas cosas solo en determinado momento del año. El pan dulce es un caso emblemático, ya que la mayoría solo lo consume para las fiestas.