Con una copa de Clarete

Menú Porteño en El Tropezón

Viernes, 24 de noviembre de 2017

El histórico restaurante de la Avenida Callao ofrece un menú de dos o tres pasos, que sale acompañado por una copa del nuevo vino de la línea D. V. Catena.

El Tropezón nació en 1896 y cerró sus puertas en 1983. Hubo años de abandono, hasta que sus nuevos propietarios lograron reabrirlo y con ello, recuperar una parte de la historia grande de la cocina de los porteños.

El lugar quedó inmortalizado en la voz de Edmundo Rivero, en el tango "Pucherito de Gallina". Un puchero que El Tropezón sigue ofreciendo aunque a un precio que no está al alcance de cualquier bolsillo (aunque funciona eso de "como todo lo que quiera, o pueda").

Más accesible nos parece el Menú Porteño ideado por la Bodega Catena Zapata para presentar su nuevo Clarete, de la línea D.V. Catena. Son tres pasos a $ 800, ó dos pasos a $ 650, que incluyen una copa de vino.

Hay dos opciones a elección en cada uno de los pasos. Para comenzar, Revuelto Gramajo o matambre arrollado con ensalada rusa.

Principales: colita de cuadril al horno con papas, o lomo a la pimienta con papas a la crema.

Postres: flan casero (puede agregarse crema y dulce de leche, o queso y dulce.

El Tropezón queda en la Avenida Callao 248. Teléfono: 4371-5046.

Más de Gastronomía
Caviar italiano en Lincoln
Gastronomía

Caviar italiano en Lincoln

Lincoln ofrece este jueves una oportunidad única. Un tapeo de cinco pasos a cargo del chef Máximo de Ridder, con caviar Calvisius, producido de la cría de esturiones en los manantiales del río Po.
Helados para derretirse
Gastronomía

Helados para derretirse


El verano ya empieza y las elevadas temperaturas piden tentaciones frías. Acá recomendamos dos novedades y un clásico -que sólo abre en temporada- para que sacies el deseo con helado artesanal, de consistencia tan suave que empieza a derretirse en unos minutos de contacto con el caliente aire porteño.
Elegí tu pan dulce
Gastronomía

Elegí tu pan dulce

Se dice que el hombre es un animal de costumbre, y por ende come ciertas cosas solo en determinado momento del año. El pan dulce es un caso emblemático, ya que la mayoría solo lo consume para las fiestas.