Con una copa de Clarete

Menú Porteño en El Tropezón

Viernes, 24 de noviembre de 2017

El histórico restaurante de la Avenida Callao ofrece un menú de dos o tres pasos, que sale acompañado por una copa del nuevo vino de la línea D. V. Catena.

El Tropezón nació en 1896 y cerró sus puertas en 1983. Hubo años de abandono, hasta que sus nuevos propietarios lograron reabrirlo y con ello, recuperar una parte de la historia grande de la cocina de los porteños.

El lugar quedó inmortalizado en la voz de Edmundo Rivero, en el tango "Pucherito de Gallina". Un puchero que El Tropezón sigue ofreciendo aunque a un precio que no está al alcance de cualquier bolsillo (aunque funciona eso de "como todo lo que quiera, o pueda").

Más accesible nos parece el Menú Porteño ideado por la Bodega Catena Zapata para presentar su nuevo Clarete, de la línea D.V. Catena. Son tres pasos a $ 800, ó dos pasos a $ 650, que incluyen una copa de vino.

Hay dos opciones a elección en cada uno de los pasos. Para comenzar, Revuelto Gramajo o matambre arrollado con ensalada rusa.

Principales: colita de cuadril al horno con papas, o lomo a la pimienta con papas a la crema.

Postres: flan casero (puede agregarse crema y dulce de leche, o queso y dulce.

El Tropezón queda en la Avenida Callao 248. Teléfono: 4371-5046.

Más de Gastronomía
Chiuso, cuatro años abierto
Gastronomía

Chiuso, cuatro años abierto

Frente a tantas malas noticias, como los cierres de restaurantes en forma permanente, es bueno cuando a otros lugares les va bien y siguen cumpliendo años. Es lo que ocurre con Chiuso, que ya va por su cuarto año de vida en Plaza San Martín.
Maximiliano Matsumoto Nikkei Destacado
Gastronomía

Maximiliano Matsumoto Nikkei Destacado

El chef Maximiliano Matsumoto fue premiado este sábado por el Centro Nikkei Argentino, como uno de los Jóvenes Nikkei Destacados del año 2018.
Bianchi en Darío Gualtieri Bistró
Gastronomía

Bianchi en Darío Gualtieri Bistró

Llegan las fiestas y las opciones para comer afuera son numerosas, te agobian y hasta te dejan sin aliento cuando ves los precios de los menús. Claro que hay cosas que valen la pena, y es el caso del Ciclo de Cenas de Fin de Año, en Darío Gualtieri Bistró y con los vinos de Bodegas Bianchi.