Comiendo en la Cava

Restaurante de Vinos en El Querandí

Lunes, 20 de noviembre de 2017

En La Cava de El Querandí es un anexo del restaurante de la esquina, donde se ofrecen comidas porteñas con show de tango. Aquí, en cambio, el protagonismo se lo lleva el vino argentino acompañado por platos abundantes y ricos.

La Cava de El Querandí - Perú 322 - Teléfono: 5199-1771. Abierto de lunes a viernes mediodía y noche, sábados noche. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: Porteña

Barrio: San Telmo

Precio: $$$

La Cava de El Querandí está pensada para que los turistas (aun aquellos que ya pasaron por la experiencia de comer en el local vecino con show de tango incluido) puedan conocer nuestros vinos, acompañados de platos abundantes y ricos, con auténtico sello porteño.

La Cava funciona en un viejo espacio que resguarda los rasgos arquitectónicos del Siglo XIX. Un pequeño salón en la planta baja y la cava en el subsuelo completan el escenario donde se rinde culto al vino argentino.

Es así que se ofrecen sendas degustaciones, denominadas "La Ruta del Vino Argentino" y "Argentina, Terruño del Malbec". Al mismo tiempo, hay un menú de tres pasos que se acompañan con vinos de la Patagonia (entrada), Cuyo (principal) y el NOA (postre).

La otra opción es optar por los platos de la carta. Para comenzar está la clásica picada de fiambres y quesos, o también las muy suculentas empanadas de carne, fritas, jugosas. Hay otra opción "mediterránea".

Por el lado ibérico, tortilla a "la antigua", con papa, huevo, chorizo colorado, morrones, ajo y cebolla (más porteña que española). Hay además ensaladas, siempre bienvenidas para la época que se avecina y en especial a la hora del almuerzo.

Las pastas son un capítulo a tener en cuenta. Tentaron más los penne rigate con brócoli, ajo, oliva, mejillones y camarones. Aunque también hay una versión de spaghetti con panceta, portobellos, rúcula y parmesano. Y los risotti: frutti di mare, o con cuatro hongos.

En materia de pescados, tienen lenguado mediterráneo; salmón grillado con puré de papas, y espinacas; trucha patagónica con vegetales; abadejo grillado con aceite verde y alcaparras.

Las carnes argentinas parecen ser lo más requerido de la carta. Se destacan la entraña con papas cuña y salsa criolla y el bife de lomo grillado. Pero también están presentes en dos platos más elaborados: escalopes al Marsala con puré de calabaza, y bife de chorizo al Malbec, con morrones, portobellos, champiñones, choclo y batatas fritas.

Otras variantes son el pollo a la crema de mostaza y la bondiola de cerdo "diabla", o bien el matambrito de cerdo grillado, y el ragú cordero con tomate, zanahoria, berenjenas, cebolla, morrón y papas.

El final dulce, más "argento" imposible: cascos de dulce de zapallo más helado; dulce de cayote en tulipa con queso cremoso y nueces; vigilante (con dulce de batata) y flan con dulce de leche.

La Cava de El Querandí, "bien criolla y bien porteña" como dice el tango de Homero Expósito. 

Más de Restaurantes
Olaya, mensajero de la Cocina Nikkei
Restaurantes

Olaya, mensajero de la Cocina Nikkei

Olaya rinde tributo a la memoria del patriota peruano José Olaya Balandra, héroe de la lucha por la Independencia. Su cocina abreva en la fusión de diferentes corrientes inmigratorias, con predominio del estilo nikkei.
Elogio de la locura
Restaurantes

Elogio de la locura

"Lo realmente importante no es llegar a la cima, sino saber mantenerse en ella". Una frase atribuida a Louis-Alfred Charles de Musset, que al fin y al cabo es como una verdad de Perogrullo. El escritor y poeta francés, nacido en 1810 en París, dijo también que "la imaginación abre a veces las alas grandes como el cielo, en una cárcel grande como la mano". En Mishiguene no solo se mantienen y aún pueden seguir creciendo, sino que la imaginación les abre las alas para crear.
Miramar, alma de bodegón
Restaurantes

Miramar, alma de bodegón

Un bar notable de la ciudad que atesora entre sus paredes la historia de la gastronomía porteña, reminiscencias del tango, el fútbol y las costumbres de la ciudad y sus personajes. Y las comidas de toda la vida, claro.