Carito por ser un Comedor

No Cocina

Viernes, 27 de octubre de 2017

No hemos ido al nuevo restaurante que lleva el nombre de la cocinera argentina más famosa de la actualidad. Una especie de Francis M. hecho mujer. Y nos llegó un ticket en el que se observan algunos platos y sus precios. Ah, parece que hay una denuncia en la AFIP, pero ése es otro tema aleatorio.

Después de mucha espera abrió sus puertas Narda Comedor. Según nos han contado parece que la onda es la misma de Proper, esto es un lugar con vasos metálicos, ruido infernal, comida dispersa y sillas incómodas, y pese a eso es ahora un 50º Best. Un año les alcanzó para lograrlo, lo cual nos lleva a pensar que en 2018 Narda Comedor es número puesto.

El logo de este restaurante ubicado en el polo gastronómico de la calle Sucre es NC, que no sabemos si quiere decir Narda Comedor o No Cocino. Por aquello que el querido y recordado colega Dereck Foster denominaba Cocineros que no Cocinan, onda Francis M.

Respecto a la propuesta gastronómica, no conocemos demasiado, aunque este ticket que colgó en twitter nuestro colega Carlos Burgueño, nos permite saber qué se come (al menos algunos platos), y sus precios que por lo que ofrecen y dónde lo ofrecen están sobredimensionados.

Hay que agregar, que el ticket en cuestión motivó una denuncia ante la AFIP porque no es válido como factura. "La abrocharon a Narda", dice el colega.

Pero dejémoslo ahí, para ir al grano.

Una comida para dos personas, de buen apetito eso sí, y bebedores de vino y de tragos, demandó un valor total de $ 3.380. Va de suyo que si no les dieron factura les podrían haber descontado el 21%, pero no. Pero esto no sabemos si es cierto porque no nos consta.

Por este precio, nos vamos a probar el Menú Degustación de Maximiliano Matsumoto en Aldo's con todos los vinos por paso, y te cuesta bastante menos. Y en Darío Gualtieri Bistró, lo mismo.

Por lo que se observa en el ticket, les cobraron un Gin Tonic a $ 300. Cada botella de agua $ 50. Y una botella de Petit Caro, $ 720. Como los comensales querían tirar manteca al techo pidieron una ídem, que no sabemos si era pan con manteca o qué cosa. Valía $ 130.

Suma y sigue: una burrata $ 240; una "palta que los parió" (quieren ser originales como los que les ponen Jí, Jí, Jí a un vino) $ 160, y un ojo de bife a $ 530. Nótese que en Las Lilas, con toda la estructura, el lugar, la comida y el servicio te lo cobran $ 640.

Luego facturaron un refuerzo de pan ($ 50), algo ilógico porque en un lugar donde pagaste casi $ 1.700 per cápita, no debería ocurrir esto. Y figura también un Pulpo Griego Risoni (¿?) a $ 590.

Y los postres: una fruta bañada al chocolate (qué original) a $ 100, y un extraño "Étnico en sensual de du..." que debería ser durazno adivinamos, a $ 190. Una bicoca, ¿no les parece?

Bueno, no digan que no les avisamos.

Más de Gastronomía
Akol Sunset Bar, en Villa La Angostura
Gastronomía

Akol Sunset Bar, en Villa La Angostura

De Ibiza a Villa La Angostura, sin escalas. Diego Belinky, con vasta experiencia en el exterior, junto al bartender Francisco Ortenzi, dejaron la isla balear para asumir un nuevo desafío: abrir un bar en el complejo Akol Patagonia Lake Resort.
Te Desarma todo
Gastronomía

Te Desarma todo

Desarmadero sorprende por su ambientación, lo cual se comprueba fácilmente cuando uno se está acercando a la esquina de Gorriti y Lavalleja. La fachada lo dice todo. Mejor aun cuando el local está cerrado. Desde su impronta sobresale, se diferencia de los locales que tanto abundan por Palermo.

Lo que se Cocina en la Olla
Gastronomía

Lo que se Cocina en la Olla

La temporada se vino con todo. Helados, propuestas livianas para el calor, una opción en el Bajo de San Isidro, la novedad hotelera en Mar del Plata, un vasco medio filipino, y los mejores tragos para pasar el verano.