Carne y cerveza, el fin de un mito

Bar que Pinta Bien

Jueves, 28 de septiembre de 2017

La realidad de los bares cerveceros ya pasó la curva ascendente y la múltiple oferta comienza a abrumar a los consumidores. En ese contexto son pocos los que logran destacarse con la novedad y la calidad. Bar de Carnes lo cumple desafiando toda ortodoxia gastronómica.

Bar de Carnes Brasas & Pintas - Peña 2287, esq. Azcuénaga - Teléfono: 4808-0774. Abierto martes a sábados mediodía y noche, domingos mediodía. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: A las brasas

Barrio: Recoleta

Precio: $$$

Abierto hace pocos meses en la calle Peña, los dueños de Bar de Carnes (uno de ellos es Sebastián Valles, creador de Azul Profundo, La Dorita y La Pescadorita), buscaron destacarse del resto con una gastronomía de calidad y bastante de audacia, ya que en este caso la cerveza artesanal va de la mano con carnes a las brasas, además de acompañar habitualmente a distintas opciones de comidas callejeras como hamburguesas y variedades de papas fritas.

Las "carnitas", como las llaman, se grillan a las brasas, previamente marinadas. El nombre se lo da la forma en que sirven los cortes, cortados en cubos y en una tabla de madera a la mejor forma de un asado hecho en casa. Hay matambrito apanado, ojo de bife, solomillo de cerdo, tataki de lomo.

Pero no se quedan solo en las brasas, porque las hamburguesas y los sándwiches también tienen su espacio. Ofrecen tres variedades de hamburguesas que se destacan por sí mismas: la provoburger con provoleta, tomates horneados, palta, rúcula y mayonesa de ajos asados; la doble con cheddar, panceta, tomates confitados y hojas de rúcula, y la vedette de las hamburguesas, de huevo & trufas con huevo poché trufado, queso fundido y papas pay.

Los sándwiches están encabezados por una versión del choricampi, creación de Valles, que en esta ocasión está relleno de queso y envuelto en pan de campo. También hay un sándwich braseado con hilos de roast beef cocinado 12 horas a temperatura controlada, más pomodoro y mozzarella. Y otro con pollito marinado con queso fontina, guacamole y espinacas en pan ciabatta.

Pero sin lugar a dudas, la mejor opción es el sándwich de pastrami. Elaborado de forma casera, lleva chucrut, pepinillos, mostaza y krein en pan de centeno. A la altura del New York Style.

Para acompañar todo el menú, proponen distintas variedades de cervezas artesanales de Bucaré. Se puede comenzar con una Honey y una Blond Ale, o bien directamente atacar las más fuertes como Porter o Ipa.

Además cuentan con algunos cocktails y vinos para completar las bebidas. Algo que merece la pena destacar en Bar de Carnes, es que las cervezas no fallan nunca en su temperatura (tal como suele pasar en otros lugares en forma recurrente).

El lugar cuenta con mesas altas, buscando fomentar la conversación entre las personas que ocasionalmente puedan quedarse paradas con las que ya se sentaron. Tenedores de todo tipo decoran el ambiente, para completar así una propuesta que busca innovar y desafiar ese mito que nos dice que las carnes y la cerveza no pueden ir juntas.

Aunque suene extraño y desafiante, sin lugar a dudas Bar de Carnes es una gran cervecería de carnes a las brasas.


Más de Restaurantes
20 años de Haiku
Restaurantes

20 años de Haiku

Haiku abrió sus puertas en octubre de 1997. Fue continuador de Morizono y por ende, uno de los precursores de la Cocina Japonesa fuera de los ámbitos de la colectividad del país asiático. Veinte años de continuidad, que denotan el éxito de su propuesta.

Mirutaki en la noche menos pensada
Restaurantes

Mirutaki en la noche menos pensada

Solo a un optimista de la comida como Julián de Dios se le ocurre salir a comer sin reserva la noche de San Valentín. Y encima encontró lugar: Mirutaki, un nuevo restó japonés recién abierto por los hermanos Totake.
Fábrica de Pastrami
Restaurantes

Fábrica de Pastrami

Jorge Szwarcberg acredita una exitosa trayectoria en la gastronomía local. Fue el primero que incorporó el sushi fuera del ámbito de los restós de la colectividad nipona, con Dashi. Gracias a su experiencia en la cocina peruana creó Ceviche. En 2015, tras desprenderse de estas cadenas, fundó Schwartz & Berg, donde prevalece la impronta judía de la cocina neoyorquina.