Una cocina de raíces

Tetuán brasas marroquíes

Martes, 18 de julio de 2017

Le dicen "la paloma blanca", es una de las ciudades ubicadas en el norte de Marruecos. Y en lengua bereber significa "los ojos". Tetuán es también el nombre con que los empresarios gastronómicos Nicolás Wolowelski y Juan Martín Migueres bautizaron a su segundo emprendimiento de comida callejera.

Hace tres meses abrió sus puertas Tetuán Brasero Marroquí, la nueva propuesta de los primos Nicolás Wolowelski y Juan Martín Migueres, los mismos dueños de Benaim.

En este caso, habían convocado al chef Hugo Macchia, quien lamentablemente falleció el 27 de abril pasado por una penosa enfermedad. Él fue quien pensó la carta basándose en los sabores de Marruecos. Ignacio García Lucero es el encargado de llevar adelante la propuesta gastronómica, que hace pocos días ha tenido algunos cambios sustantivos.

El lugar tiene la onda que busca el público joven, tanto en lo que se refiere al estilo de cocina como las características del lugar. Al ingreso, hay una barra en la cual pueden pedirse algunos cócteles, pero más que nada 12 variedades de cerveza tirada, con happy hour, de 18 a 20.

Tetuán es una especie de galpón muy bien acondicionado, con un salón en el que se observa una mesa comunitaria. Y al fondo, está el brasero en el que arden troncos de quebracho.

Los pinchos que elaboran con distintos tipos de carnes son el eje en el cual se desarrolla el corto menú de la casa. Hay uno de ojo de bife marinado con dátiles, mermelada de naranja, cilantro y chile, servido en pan pita con ensalada criolla marroquí de tomate, cebolla, perejil y cilantro.

El de pollo, también marinado, lleva sweet chili, comino, perejil, cilantro, cebolla y especias, más pita con ensalada de pepino, granadas, canela, aceite de oliva, jugo de limón y miel.

Y el de carne molida lo preparan con perejil, cebolla, zanahoria, zucchini, curry y ajo en polvo, acompañado con salsa alioli y ensalada criolla marroquí. Todos los pinchos llegan acompañados por papas rústicas.

Hay además una opción de vegetales cocidos al horno de barro (que puede estar acompañado por cous cous con pesto marroquí con alioli), así como el infaltable hummus, plato típico de esta gastronomía.

Cabe señalar que, al igual que en Benaim, la modalidad es de autoservicio. Y ya no sirven postres (sí estaban vigentes al momento de nuestra visita), al adecuar la propuesta a las preferencias de la clientela.

Tetuán Brasero Marroquí queda en Ravignani 1780, Palermo Hollywood. Teléfono: no se informa ya que no manejan reservas. Abierto de lunes a jueves, de 18 a 0.30; viernes y sábados de 12 a 2.30, y domingos de 12 a 0.30; pago solo en efectivo. 

Más de Restaurantes
Mirutaki en la noche menos pensada
Restaurantes

Mirutaki en la noche menos pensada

Solo a un optimista de la comida como Julián de Dios se le ocurre salir a comer sin reserva la noche de San Valentín. Y encima encontró lugar: Mirutaki, un nuevo restó japonés recién abierto por los hermanos Totake.
Fábrica de Pastrami
Restaurantes

Fábrica de Pastrami

Jorge Szwarcberg acredita una exitosa trayectoria en la gastronomía local. Fue el primero que incorporó el sushi fuera del ámbito de los restós de la colectividad nipona, con Dashi. Gracias a su experiencia en la cocina peruana creó Ceviche. En 2015, tras desprenderse de estas cadenas, fundó Schwartz & Berg, donde prevalece la impronta judía de la cocina neoyorquina.
Draft by My Beer, mucho más que cerveza
Restaurantes

Draft by My Beer, mucho más que cerveza

Hay varias razones para asegurar que Draft by My Beer es una cervecería distinta: su ubicación, fuera de los circuitos gastronómicos de moda, la amplitud de sus instalaciones y, sobre todo, la cocina de Ramiro Sebastián Solís que supera largamente la media en este tipo de negocio.