... mientras otros quieren comprar más buzones

Que no se nos pinche la Michelin

Sábado, 8 de julio de 2017

¿Vos qué preferís? ¿La Guía Michelin, con la garantía que aportan sus inspectores anónimos e incorruptibles? ¿O los 50 Best Restaurants, viciados de falta de seriedad y que se manejan a puro lobby? Parece que pronto podríamos tener ambas cosas en la Argentina.

Son tiempos de viajes y encuentros entre colegas. Y empiezan a oírse rumores y chismes, sobre todo los primeros son los que suelen tener más asidero y terminan convirtiéndose en realidad.

Y esto podría llegar a pasar con dos temas que fueron motivo de charlas informales, que en caso de confirmarse daría para la celebración y el escándalo.

Bien, ya adelantamos en el copete que hay dos rumores muy fuertes, que terminarían por ser noticias, una buena y otra mala. ¿Por dónde empezar? Y, por su importancia, mejor empecemos por la Michelin. La buena.

Ya sabemos que en Sudamérica solo hay Guía Michelin: en Brasil, más allá de que el Perú es el país mejor posicionado en nuestro subcontinente a nivel de la gastronomía mundial.

Y también es cierto que a los franceses les interesa más vender cubiertas, porque sus guías son apenas una estrategia de marketing. Pero, con sus pros y sus contras, nadie puede dudar de la honestidad y la seriedad de sus inspectores, anónimos, implacables.

La Argentina, estamos en condiciones de adelantarlo, tiene interés en que la Michelin llegue al país y desde Francia por lo menos inicialmente no dijeron que no. Lo habitual es que el país proponga las ciudades a ser examinadas y a partir de allí, ellos deciden si están en condiciones aceptar siempre y cuando exista una cantidad razonable de restaurantes dignos de figurar.

La verdad es que por el momento se trata solo de un rumor, que no hay nada firmado, pero es una oportunidad que podría concretarse. Valoramos que desde el gobierno alguien haya tenido la idea.

Por otro lado, más allá de la inversión inicial que deba hacerse, la Michelin funciona sola. De concretarse, seríamos el segundo país sudamericano después de Brasil, en contar con esta guía.

Hay que entender que esto representaría un gran espaldarazo para los restaurantes locales. Y al fin sabríamos, por ejemplo, si Tegui es tan bueno como dicen los amigos de la casa que votan en los 50 Best Restaurants.

La mala noticia, porque siempre las hay, tiene que ver con otro rumor que escuchamos hace poco en un viaje. Se trataría de que el Gobierno de la Ciudad sigue firme en su afán de comprar buzones. Con todo el respeto que nos merecen algunos de los funcionarios que trabajan en el área de Turismo municipal, no podemos menos que asombrarnos al advertir en qué se invierte a nivel gastronómico.

Por un lado, este año se celebra el ciclo "Buenos Aires Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica", que tiene como organizadora central a la pomposa e irrelevante "Academia Argentina de Gastronomía", capaz de elegir un ignoto restaurante mendocino como Mejor de la Argentina; a un periodista limitado en su ingesta también como el más destacado del año, y varias incoherencias para agregar, como que alguna vez les hicieron probar vinos a ciegas y la mayoría de los "académicos" no supo identificar un Pinot Noir ni siquiera por su color.

Claro que eso ya está, ellos (los "académicos") ponen la caripela y nosotros los contribuyentes porteños, la platita.

Lo que se viene, lo que se viene, es pior todavía. Pareciera ser, según otro rumor, que ahora quieren que la premiación de los 50 Best LATAM se haga en Buenos Aires, no se sabe cuándo pero la intención está.

Cabe señalar que la organización ya designó a Bogotá como la sede de este año y el que viene. Pero, como dice el dicho, "por la plata baila el mono". Y quien te dice que traigan el circo para estos lares. Si no es en 2018, sería en 2019.

Ya sabemos, será más de lo mismo: los jurados lobistas, los restaurantes de siempre, tal vez haya algunos que se sumen por eso de que al país anfitrión hay que agasajarlo, Tegui seguirá siendo el mejor, habrá abrazos de los premiados como si estuvieran recibiendo el Oscar, todo da vergüenza ajena.

Habrá que esperar. Si esto último ocurre, esperamos que por lo menos se pueda compensar con la Guía Michelin, o de lo contrario tendremos que ir a llorar a la Iglesia. Y continuar pagando nuestros impuestos para que después se malgasten en este tipo de cosas.

Más de Gastronomía
La Mar festeja la Independencia del Perú
Gastronomía

La Mar festeja la Independencia del Perú

Nos unen San Martín y la pasión mucho más reciente por la comida. Hoy es el Día de la Independencia del Perú, y en La Mar lo festejan con platos criollos durante toda una semana.
Atlas de un patrimonio gastronómico
Gastronomía

Atlas de un patrimonio gastronómico

Jorge Alberto Garufi Aglamisis es el autor de esta obra de consulta y estudio sobre la gastronomía de una de las regiones más ricas del país. Editó la Universidad Nacional de Santiago del Estero.

Renacer de un Chef
Gastronomía

Renacer de un Chef

La Bodega Renacer abrió las puertas de su restaurante, para lo cual convocó al chef mendocino Sebastián Weigandt, quien elabora un menú en el que se conjugan la creatividad y los productos regionales.