Arde City Bell

Todos Los Fuegos, el fuego

Sábado, 17 de junio de 2017

Como en cuento de Cortázar, este restaurante de City Bell nos traslada al fuego y a la cocina del hierro fundido. Los Fuegos es una de la fijas a la hora de disfrutar de una destacada experiencia gastronómica en esta localidad bonaerense.

Los Fuegos- Calle 471 Nº 236 City Bell- Teléfono: 0221-480 0727. Abierto de lunes a sábados noche, domingos al mediodía. Principales tarjetas.

Tipo de Cocina: De Autor

Lugar: City Bell

Precios: $$$$

Hace rato que nos había picado el bichito por conocer Los Fuegos. Tarde pero seguro, fue la primera escala de nuestra visita al creciente polo gastronómico de City Bell, en las afueras de La Plata hace algunas semanas.

El restaurante pertenece al Grupo A Punto, de los empresarios Marcelo y Carlos Leuzi. Los Fuegos es la niña mimada, un lujo que se han dado los propietarios de varios bares de la capital bonaerense.

Asimismo, por esta cocina pasaron varios cocineros locales de fuste: Diego Cortés, Enrique Pironio, Renato Rosano y ahora mismo, Cristian Iglesias Lamadrid.

Cristian ha realizado una más que interesante experiencia europea, antes de hacerse cargo de la brigada de Los Fuegos. Hizo stages nada menos que en Noma y El Celler de Can Roca; fue segundo de Cocina en el Hotel Casamar (1 Estrella Michelin) y souschef en el Hotel Mas Salvi, ambos en Girona.

Los Fuegos está puesto sin escatimar inversión y esfuerzos. Salvo en los almuerzos del domingo, cuando el ambiente tiende a ser más familiar, las veladas son románticas que invitan al disfrute de platos que denotan trabajo y creatividad.

Uno de los secretos, si los hay, es la utilización de productos diferenciados, como es el caso de los vegetales orgánicos de La Anunciación, tal el caso de los tomates Reliquia (en estación).

La molleja a la chapa con espuma de maíz, quinua y chimichurri, es un ejemplo de la sutileza que caracteriza a los platos del chef. Hay equilibrio de sabores y el plus que le otorgan algunos toques modernos que realzan aún más a un producto tan versátil como la molleja, el "foie gras" argentino.

Otras entradas son la ensalada de centolla con peras, nueces, queso feta y hojas verdes; salmón envuelto en panceta, con alioli de pepino, tierra de palta y salsa lutenitza. También yakisoba de langostinos, coco, cilantro y lengua de ternera, y steak tartar con sus mostazas.

Los principales, por su parte, exhiben un estilo más bien mediterráneo, pero no están exentos del toque personal del chef como en el resto de la carta.

 Proponen tortelloni de ricota casera, feta, esferas de manzana, salsa teriyaki y albahaca frita; fideuá con mejillones, langostinos, croqueta de paté de ave y alioli de verdeo; trucha con falsa piel de pepino encurtido, lima, acelga en dos cocciones, frutos secos y pak choi; cochinillo confitado con milhojas de higos y queso azul, tierra de remolacha y ajo.

También paleta de cordero a baja cocción, puré de berenjenas ahumadas, espinaca, gelatina de Malbec y champiñones en láminas; entraña, terrina de papa y bacon, espuma de provolone, pesto y rúcula; ojo de bife con parmentier ahumada, maltochimi, papines y huevos apanados; o un clásico francés, como el Chateaubriand con papas Dauphine, dados de kabutia, chauchas, echalotes caramelizados y salsa bearnesa.

Todavía hay tiempo para las sorpresas. Vale dejarse llevar por dos postres con nombres originales y enigmáticos: Jardín aromático y Bosque de City Bell. Y además, biscuit de vainilla y durazno; o sabayón, Grand Marnier, cítricos, crumble y sorbet de limón.

Los Fuegos cuenta con una nutrida carta de vinos. Es una genuina expresión del polo gastronómico de City Bell que apunta a diferenciarse a través del compromiso mutuo que muestran los chefs locales, a la hora de priorizar la búsqueda de la calidad, dejando de lado cualquier ego personal. Que así sigan. 

Más de Restaurantes
Olaya, mensajero de la Cocina Nikkei
Restaurantes

Olaya, mensajero de la Cocina Nikkei

Olaya rinde tributo a la memoria del patriota peruano José Olaya Balandra, héroe de la lucha por la Independencia. Su cocina abreva en la fusión de diferentes corrientes inmigratorias, con predominio del estilo nikkei.
Elogio de la locura
Restaurantes

Elogio de la locura

"Lo realmente importante no es llegar a la cima, sino saber mantenerse en ella". Una frase atribuida a Louis-Alfred Charles de Musset, que al fin y al cabo es como una verdad de Perogrullo. El escritor y poeta francés, nacido en 1810 en París, dijo también que "la imaginación abre a veces las alas grandes como el cielo, en una cárcel grande como la mano". En Mishiguene no solo se mantienen y aún pueden seguir creciendo, sino que la imaginación les abre las alas para crear.
Miramar, alma de bodegón
Restaurantes

Miramar, alma de bodegón

Un bar notable de la ciudad que atesora entre sus paredes la historia de la gastronomía porteña, reminiscencias del tango, el fútbol y las costumbres de la ciudad y sus personajes. Y las comidas de toda la vida, claro.