Revelaciones de una encuesta

Los argentinos y la cerveza

Martes 18 de Abril de 2017

Un estudio realizado por OH! Panel reveló las tres exigencias que tenemos a la hora de tomar cerveza: refrescancia (sic), que se sirva con espuma, y su sabor. Pero muchos siguen tomando del pico.

Una vez le preguntamos a un maestro cervecero de la empresa líder por qué los argentinos compramos las cervezas menos fuertes, casi aguachentas. La respuesta fue similar a lo que nos dijo un productor de papa semilla en Malargüe sobre la variedad Spunta: "es lo que pide la gente".

Si fuera por eso, estaríamos en condiciones de afirmar que los argentinos sabemos poco de cerveza. Y si encima vemos a muchos jóvenes bebiendo del pico, o si los camareros te preguntan si la querés con espuma o sin espuma, si ésta se esfuma rápidamente y nadie se queja, entonces más que una afirmación sería una realidad.

OH! Panel hizo una encuesta que deja algunas conclusiones interesantes. Dice el estudio que la cerveza une y es indiscutida en cualquier encuentro social. Pero, ¿qué cosas no pueden faltar a la hora de elegirla?

La primera revelación es que lo primero que buscan los argentinos en una cerveza es que refresque. El 83% considera que el principal beneficio de la bebida es su refrescancia (sic, la palabra no figura en el diccionario de la RAE pero se entiende lo que significa'') y por eso la eligen.

Esto se debe a que es una bebida con poco contenido alcohólico, levemente amarga, cuyos colores van del amarillo brillante al oscuro y opaco, y con gran variedad de sabores. Hasta acá algunos lugares comunes que no descubren nada.

"Todos estos factores -señala la encuesta- concluyen en que sea una opción muy efectiva tanto para la refrescancia como para el deleite.

Es importante destacar que el alcohol presente (4,5% promedio) en la cerveza no obstaculiza su efecto hidratante, siempre y cuando se consuma de forma moderada.

Lo segundo que no puede faltar es la espuma. El 80% de los argentinos prefieren tomar una cerveza con espuma, el componente clave que proporciona una cubierta natural a la bebida, que permite conservar la frescura por más tiempo. La misma, ayuda a que no entre oxígeno en la cerveza y de esta forma se evita que no se oxide. Es importante que la espuma sea consistente ya que da sensación de cremosidad y concentra ciertos sabores que la hace más agradable al tomarla.

Por último, está el sabor. Más del 60% de los argentinos destaca al sabor como el elemento principal por el que consumen esta bebida. Esto es gracias a la combinación perfecta de los cuatro ingredientes que la componen: cebada, lúpulo, agua y levadura junto con el quinto ingrediente cervecero, los diferentes cereales tales como el trigo, el arroz y el maíz.

"Además, es importante destacar que cada cerveza es concebida en diferentes zonas y momentos, es por eso que llevan ese peso histórico en su creación que se mantiene año tras año, siempre y cuando se respeten los controles de calidad adecuados, y las cervecerías cumplan con las normativas vigentes en cuanto a la inocuidad del producto".

La encuesta contó con el asesoramiento del maestro cervecero

Luis Scotta.

Tal vez haya que decir que el auge de las cervecerías y sus variedades artesanales, estén implicando un cambio en el gusto de los argentinos. Ojalá no sea solo una moda pasajera.

Más de Bebidas
Un canguro entre las viñas
Bebidas

Un canguro entre las viñas

AUSCHAM, la Cámara de Comercio e Industria Argentino Australiana, se suma a la celebración del Mes Australiano del Vino (Aussie Wine Month). Habrá eventos en diferentes partes del mundo y también en Buenos Aires.

La Vinería de Beto en Concordia
Bebidas

La Vinería de Beto en Concordia

Beto Avio, reconocido sommelier que supo trabajar con dos grandes de la gastronomía argentina como Darío Gualtieri y Fernando Mayoral, estrenó casa nueva en Concordia.
Enemigos de las bebidas alcohólicas
Bebidas

Enemigos de las bebidas alcohólicas

Sin educación no hay posibilidad de cambiar los malos hábitos de consumo y las adicciones. Por ello, prohibir la publicidad de bebidas alcohólicas en la vía pública (vinos, cervezas y espirituosas) es algo así como pretender la cura del cáncer con una aspirina.