El nombre del té

Lipton llega a la Argentina

Lunes, 10 de abril de 2017

La marca N° 1 de té en el mundo, con 125 años de historia, llega al país con una amplia variedad de tés e infusiones herbales.

 Lipton es una marca de Unilever y está considerada como la N° 1 de té en el mundo. Ahora llega a la Argentina con un nutrido portafolio de productos, entre ellos blends de té e infusiones.

La marca cuenta con más de 125 años de experiencia en la elaboración de tés. Sus productos provienen de diferentes regiones del mundo como Indonesia, Kenia y Sri Lanka.

Dice la historia que en 1890, Sir Thomas Lipton tuvo una visión: todo el mundo debería poder disfrutar de un té, sin importar la clase social. Lo que hoy es una rutina para todos, en ese momento parecía imposible, ya que el té era caro y sólo para los ricos.

Su plan fue democratizar el té y, para ello, encaró un negocio innovador: compró plantaciones de té en Ceylon y Kenia, con lo cual revolucionó el mercadodos.

El aroma característico del té se debe a las sustancias que se encuentran en sus hojas, que se combinan en un blend junto a frutas, especias o flores.

Los tés Lipton llegan además con toda una propuesta de tecnología de avanzada. Se trata del novedoso sistema Double Chamber: un saquito de té de doble cámara, que permite lograr su aroma y sabor de una manera más rápida.


Más de Bebidas
Mono coctelero
Bebidas

Mono coctelero

Un whisky pensado para mezclar con otras bebidas y crear nuevos tragos. Monkey Shoulder estará presente en siete bares de la ciudad y solo se venderá en el Museo del Whisky.

Un Riesling para Las Perdices
Bebidas

Un Riesling para Las Perdices

Poco presente en las mesas argentinas, la variedad Riesling -que tiene su cuna en el valle del Rin- cuenta ahora con una nueva exponente gracias a la innovación permanente de Viña Las Perdices.

El consumo de vino por debajo de los 20 litros
Bebidas

El consumo de vino por debajo de los 20 litros

La caída del consumo per cápita de vinos por debajo de los 20 litros anuales, ha sido motivo de debate y muchas voces le echaron la culpa a un único factor: la sofisticación del vino. Otros creen que la solución es comenzar a difundir el consumo de vino con soda y otras variantes poco ortodoxas. La reflexión de Ricardo Santos, un hombre con amplia experiencia en el negocio es muy clarificadora.