El nombre del té

Lipton llega a la Argentina

Lunes 10 de Abril de 2017

La marca N° 1 de té en el mundo, con 125 años de historia, llega al país con una amplia variedad de tés e infusiones herbales.

 Lipton es una marca de Unilever y está considerada como la N° 1 de té en el mundo. Ahora llega a la Argentina con un nutrido portafolio de productos, entre ellos blends de té e infusiones.

La marca cuenta con más de 125 años de experiencia en la elaboración de tés. Sus productos provienen de diferentes regiones del mundo como Indonesia, Kenia y Sri Lanka.

Dice la historia que en 1890, Sir Thomas Lipton tuvo una visión: todo el mundo debería poder disfrutar de un té, sin importar la clase social. Lo que hoy es una rutina para todos, en ese momento parecía imposible, ya que el té era caro y sólo para los ricos.

Su plan fue democratizar el té y, para ello, encaró un negocio innovador: compró plantaciones de té en Ceylon y Kenia, con lo cual revolucionó el mercadodos.

El aroma característico del té se debe a las sustancias que se encuentran en sus hojas, que se combinan en un blend junto a frutas, especias o flores.

Los tés Lipton llegan además con toda una propuesta de tecnología de avanzada. Se trata del novedoso sistema Double Chamber: un saquito de té de doble cámara, que permite lograr su aroma y sabor de una manera más rápida.


Más de Bebidas
Un canguro entre las viñas
Bebidas

Un canguro entre las viñas

AUSCHAM, la Cámara de Comercio e Industria Argentino Australiana, se suma a la celebración del Mes Australiano del Vino (Aussie Wine Month). Habrá eventos en diferentes partes del mundo y también en Buenos Aires.

La Vinería de Beto en Concordia
Bebidas

La Vinería de Beto en Concordia

Beto Avio, reconocido sommelier que supo trabajar con dos grandes de la gastronomía argentina como Darío Gualtieri y Fernando Mayoral, estrenó casa nueva en Concordia.
Enemigos de las bebidas alcohólicas
Bebidas

Enemigos de las bebidas alcohólicas

Sin educación no hay posibilidad de cambiar los malos hábitos de consumo y las adicciones. Por ello, prohibir la publicidad de bebidas alcohólicas en la vía pública (vinos, cervezas y espirituosas) es algo así como pretender la cura del cáncer con una aspirina.