Alta cocina en San Isidro

Alo's con nueva carta

Lunes, 20 de marzo de 2017

Alo's no para de sorprender. La cuidada propuesta gastronómica del restaurante de Alejandro Feraud, muestra un derroche de creatividad poco frecuente que se potencia con productos de alta calidad y un servicio impecable

Alo's - Blanco Encalada 2120 Boulogne Sur Mer (La Horqueta, San Isidro). Tel.: 4737-0248/1246. Abierto lunes de 8 a 16; martes a sábados de 8 a 23.30. Principales tarjetas.

Cocina: De Autor 

Barrio: La Horqueta, San Isidro

Precio: $$$$

Al momento de su apertura, hace casi tres años, dijimos que Alo's está en el más elevado nivel gastronómico. Varias son las razones lo certifican: la calidad de la comida, los precios accesibles y muy razonables, el servicio y también una ambientación que sale de lo común, con la cocina a la vista y sin aromas molestos.

Lejos de dormirse en los laureles, Alejandro Feraud y su equipo apuestan cada vez a la creatividad que queda en evidencia en cada cambio de carta.

Alo's es un bálsamo en la alicaída y a veces frívola gastronomía de la Zona Norte.

Feraud se formó en la Escuela Mausi Sebess, pero luego viajó a Francia, donde obtuvo el Diplome Superieur en Ecole Ritz Escoffier. También trabajó en España, Nueva Zelanda y Tailandia.

Lo siguen acompañando la chef patisserie Yamila Di Renzo y los jefes de cocina Martín Gómez Maciel y Augusto Allub.

Quienes lo conocen de joven, cuentan que ya antes de terminar la escuela secundaria se observaba la vocación indispensable que requiere un duro oficio como lo es cocinar.

La carta recién estrenada propone creaciones como el tartare de ciervo con pickles, yema confitada, crema y papa chip y conejo con lentejas, chauchas y miso.

En Alo's, la particularidad es que los platos pueden pedirse como entrada o principal variando el tamaño. Por ejemplo, los ravioles de papa con jamón de pato y crema de tomillo; trucha ahumada con acelga, rabanitos y amaranto inflado; ñoquis de lima con curry de langostinos y cracker de arroz; y pesca del día con maíz, zucchini y azafrán.

La chef patisserie Yamila Di Renzo utiliza frutas de estación para los postres: frambuesas con chocolate y fava tonka; higos con queso de oveja estacionado, miel y nuez pecan, y uvas con vinagre de rosa mosqueta y helado de tomillo. Al mediodía, hay un menú con plato principal más una bebida y postre a elección con valores desde $ 250.

En línea con la propuesta de la cena, se ofrecen sopas, ensaladas y arroces, carnes, pescados y platos como empanada de ciervo, batata y hongo de pino; hamburguesa de carne, queso, panceta, pepinos y kale; cous cous con vegetales y calamaretti; orecchiette, espinaca y queso pecorino.

Entre los dulces, hay flan de canela y naranja, helado artesanal del día y banana split.

La carta de vinos está pensada para satisfacer al cliente y mucho menos en lo que conviene comercialmente. Además, hay descorche siempre que se trate de etiquetas que no están en la carta.

Alo's está cada vez mejor, en la cresta de la ola compartiendo podio con los mejores restaurantes de Buenos Aires y del país, claro.

 

Más de Restaurantes
20 años de Haiku
Restaurantes

20 años de Haiku

Haiku abrió sus puertas en octubre de 1997. Fue continuador de Morizono y por ende, uno de los precursores de la Cocina Japonesa fuera de los ámbitos de la colectividad del país asiático. Veinte años de continuidad, que denotan el éxito de su propuesta.

Mirutaki en la noche menos pensada
Restaurantes

Mirutaki en la noche menos pensada

Solo a un optimista de la comida como Julián de Dios se le ocurre salir a comer sin reserva la noche de San Valentín. Y encima encontró lugar: Mirutaki, un nuevo restó japonés recién abierto por los hermanos Totake.
Fábrica de Pastrami
Restaurantes

Fábrica de Pastrami

Jorge Szwarcberg acredita una exitosa trayectoria en la gastronomía local. Fue el primero que incorporó el sushi fuera del ámbito de los restós de la colectividad nipona, con Dashi. Gracias a su experiencia en la cocina peruana creó Ceviche. En 2015, tras desprenderse de estas cadenas, fundó Schwartz & Berg, donde prevalece la impronta judía de la cocina neoyorquina.