500 Restaurantes, Barras y Comida al Paso Buenos Aires

5 Parrillas 5

Jueves, 16 de marzo de 2017

Fondo de Olla publicará todas las semanas algunos comentarios de Juan Carlos Fola sobre los restaurantes, barras y comida al paso que figuran en la Guía de Mano de Dios Editores. Acá vamos con la gran carne argentina y cinco parrillas.

Las parrillas son un emblema de la gastronomía de nuestro país. Las hay en todos lados, sencillas, de barrio, lujosas con mayores pretensiones pero siempre con la carne argentina como verdadera protagonista. No aptas para vegetarianos, acá van cinco lugares donde ir.

Quienes deseen adquirir la guía, está disponible en las librerías Yenny El Ateneo, Cúspide y otras. También en los principales aeropuertos de todo el país.

La Brigada. Fundada por Hugo Echevarrieta en 1992, La Brigada es "lo distinto en parrilla". Fue pionera en el barrio de San Telmo, que por aquella época lejos estaba de ser un polo gastronómico. Artistas, deportistas, políticos, mucho público extranjero, todos quieren probar sus carnes que se cortan con la cuchara. También es famosa por sus achuras únicas: mollejas de chivito, chinchulines de chivito y de cordero; creadillas. Y cortes como el asado especial, ojo de bife con hueso, tapa de ojo de bife. Un plus casi desconocido: milanesa de lomo a la Napolitana, la mejor de Buenos Aires. Estados Unidos 465. 4361-5557.

Cabaña Las Lilas. El restaurante más concurrido de Puerto Madero es una parrilla puesta al servicio de la gran carne argentina, con todo el show incluido: parrilla a la vista, cortes crudos ídem, atención prolija y eficaz. Amado por los turistas, que piden ojo de bife, bife de costilla y picaña (hay muchos brasileños entre los clientes). Los precios elevados no hacen mella en la clientela, dada la calidad del producto que se ofrece. Y tiene la mejor carta de vinos. Alicia Moreau de Justo 516. 4313-1336. 

Don Julio. Empezó como parrilla de barrio, pero hoy es un absoluto éxito de público con presencia numerosa de turistas. Muestran un cuidado especial por el tratamiento de las carnes, provenientes de animales criados a campo. Pablo Rivero, su dueño, acaba de instalar un local para la maduración en un local vecino. Hay provoleta de Cabras de Cafayate. La entraña es la "estrella" de la casa y el servicio de vinos, muy cuidado. Guatemala 4699. 4832-6058. 

La Cabrera. La Cabrera es un fenómeno de éxito imparable que cuenta con varios locales aquí y en el exterior (Manila, Asunción, Santa Cruz de la Sierra, 2 locales en Lima, México y Río de Janeiro). Gastón Riveira, su propietario, quien además es chef, supo encontrar el punto exacto para que la carne sea protagonista en una especie de show muy bien armado que desvela al público local y a los turistas extranjeros. Claro que esto no sería posible sin las mejores carnes argentinas. Cabrera 5099. 4831-7002.

Le Grill. La parrilla "gourmet" de Andrés Porcel (propietario de Chila), se caracteriza por sus carnes maduradas, provenientes de campo propio en Tandil, solo de animales alimentados a pasturas. Una buena experiencia es pedir la degustación de bifes (tradicional y madurada 45 y 100 días) para comparar. Los embutidos los hacen ellos mismos. Otra especialidad es el asado de tira en larga cocción. Alto nivel en parrilla. Alicia Moreau de Justo 876. 4331-0454.

 

Más de Restaurantes
Ushuaia se puso Orange
Restaurantes

Ushuaia se puso Orange

Christian Waisberg y su brigada, ofrecen en el Restaurante Orange, del Hotel Los Acebos, una cocina basada en la esencia del producto patagónico y en particular de la Isla de Tierra del Fuego. Centolla y compañía con una vista extraordinaria de la ciudad más austral del mundo.

Italpast siempre el mejor
Restaurantes

Italpast siempre el mejor

Volver a Italpast una y otra vez, cada vez que se pueda aunque nos separen 75 kilómetros. El placer de la comida sencilla, que no es otra cosa que el alma de la culinaria italiana.
El Manto a la Vanguardia
Restaurantes

El Manto a la Vanguardia

El Manto, además de ser una expresión cabal de la Cocina Armenia, ahora también demuestra que las recetas pueden modificarse para aggiornarlas, sin traicionar su espíritu original.