Casi un restaurante

Vinotinto y panza contenta

Martes, 7 de marzo de 2017

El nombre viene con trampita. Porque si bien hace referencia a la gloriosa bebida, el dueño de esta rotisería / lugar de comida al paso es venezolano y se sabe que así le llaman a la selección de fútbol de ese país. En Vinotinto se come como en un restaurante, o quizá haya que decir que mejor aún.

Moisés Dagui es oriundo de Venezuela y llegó al país, como suele suceder, detrás de una argentina. Hoy lo encontramos al borde del casamiento, pero ya con una compatriota. Visitamos Vinotinto un día antes de que el chef viajara a la isla Margarita donde precisamente contraerá enlace.

Él mismo define como Cocina Andante a su estilo, que se forjó en una extensa trayectoria a pesar de su juventud. En una de sus experiencias europeas, Moisés trabajó en la Toscana en un restaurante con 1 Estrella Michelin.

La esquina de Julián Alvarez y El Salvador, puede deparar no pocas sorpresas a quien acceda por primera vez. Porque de afuera, Vinotinto parece un lugar más, sin pretensiones, donde te dan de comer algo sencillo, hecho con insumos de calidad regular.

El local es pequeño y cuenta con un mostrador de despacho. Hay algunas sillas altas con barra de madera para uno pueda degustar los platos en lugar de llevarlos a casa o a la oficina.

Además, los precios son de otro país. Por ejemplo, a valores del mes de marzo, el plato del día cuesta $ 90, un quiche $ 70 y una ensalada $ 70. Ninguna de las opciones pasa de 100.

Hay entre otros platos, pesca del día con manteca de hierbas, pechuga de pollo a la pizzaiola o con crema de espinacas y hongos; vacío de cerdo BBQ; solomillo de cerdo con mostaza y miel; tapa de asado con cebolla glaseada; zucchini rellenos con puerros, queso brie y nueces; tortillas; salmón curado, y langostinos al ajillo.

Y también un plato del día, que en nuestro caso era Fish & Toston (merluza en tempura, ensalada coleslaw y plátano frito).

También ofrecen algunos postres, vino tinto, bebidas sin alcohol y poco más, lo suficiente como para darse cuenta de que detrás de todo está un profesional que excede largamente lo que suele ofrecer el mercado.

"Una cocina (la de Moisés Dagui) que se mueve, que cambia de forma según el camino que toma. Una cocina que lleva consigo lo mejor que tiene, y lo comparte con quienes la acompañan".

Vinotinto queda en Julián Alvarez y El Salvador. Teléfono: 4861-4941. Abre de lunes a sábados de 12 a 15; y de lunes a viernes de 18.30 a 21.30. www.vinotintococina.com 

Más de Gastronomía
Leo Luciani, Cocinero Autodidacta
Gastronomía

Leo Luciani, Cocinero Autodidacta

Su memoria gastronómica se remonta a la casa de Adrogué donde nació y se crió, como hijo mayor de tres hermanos. Su madre, fue la que le transmitió la pasión por la cocina cuando lo puso a amasar siendo muy chico. Hoy nos deleita con sus creaciones en el Restaurante Salustiana y en la Cervecería Brown.
La Metaformosis de Casa Cavia
Gastronomía

La Metaformosis de Casa Cavia

La carta invernal de Casa Cavia, ideada por su chef Julieta Caruso, se basa en tres ejes fundamentales: la revalorización de los productores regionales, el respeto por la estacionalidad de los productos y las recetas adaptadas al frío.
Vuelve Sawken Cocina Nativa
Gastronomía

Vuelve Sawken Cocina Nativa

Sawken es un ciclo de Cocina Nativa itinerario, que se ofrece una vez por mes en distintos lugares de la Ciudad de Buenos Aires. En esta ocasión, el encuentro tendrá lugar en Leitmotiv.