Manuel Corral Vide sin pelos en la lengua

El Fin de la Cocina

Miércoles, 1 de febrero de 2017

El último libro del chef y escritor analiza hasta la médula a su profesión de cocinero. El título de la obra nos deja un manto de incertidumbre, aunque también deberíamos entender el fin no como término de algo, sino como objetivo prioritario.

A Manuel Corral Vide, cocinero gallego que no abandona sus raíces, escritor y periodista por vocación, habitual colaborador de Fondo de Olla, le apasiona decir sus verdades guste a quienes les gustare. Y no tiene empacho en editar él mismo sus obras, porque ya sabemos cómo es la cosa: el cocinero tiene que ser mediático y un poco vende humo para que una editorial se interese por este tipo de obras.

Tal como lo hace en forma periódica en nuestro sitio, queda en evidencia que le preocupa el "abandono paulatino del hábito de cocinar, el avance de la industria de la alimentación y la obsesión por experimentar -solo para sorprender- de las grandes estrellas del firmamento gastronómico".

Manuel cree que "cuanto más se habla de gastronomía menos se cocina en las casas, se come en soledad y se pierde identidad".

Tal como ocurre en el mundo vitivinícola, donde se hacen "vinos de concurso" que son difíciles de beber, también esto se puede volcar a la cocina cuando observamos que cada vez más se hacen excentricidades que sorprenden por su audacia pero carecen de sabor.

No es que el chef se oponga a la experimentación sino a las malas copias, a los rebuscamientos y la falta de criterio para combinar sabores. Y defiende las recetas tradicionales, que tienen historia, nos remiten a la infancia y al acervo cultural de nuestros ancestros, porque una cosa no se opone a la otra. La Alta Cocina no tiene necesariamente que darse de bruces con la original que todos conocimos en nuestras casas.

Hace pocos días, el "Rey de la Tapa", como se lo conoce en España, que fue convocado por el Ministerio de Turismo para coordinar la participación argentina en Madrid Fusión, cometió una gaffe imperdonable. En efecto, Javier Brichetto, que así se llama el personaje, dijo que los argentinos tenemos que "renunciar a la influencia española e italiana".

Linda manera de presentarse ante los madrileños. Gran forma de tirar por la borda siglos de la herencia de los inmigrantes que llegaron a este país y nos legaron una cultura gastronómica que para bien y para mal, es lo mejor que tenemos.

Muchas de las ideas que Corral Vide expone en su libro han sido abordadas en Fondo de Olla, como quedó dicho. Pero aquí va hasta el hueso. Dice Manuel que "la manera de comer, lo que comemos y cuándo lo comemos, nos define y nos otorga más identidad que un pasaporte o una bandera".

Y asegura que hoy tenemos muchos menos cocineros y muchos más expertos. Se pregunta si tiene la culpa Adriá por la aparición de miles de aspirantes a cocineros, que trabajan con nitrógeno, saben hacer espumas, esferificaciones, pero ni siquiera intentan lograr un sabroso guiso...

Seguramente que no tiene culpa alguna el catalán; lo que importa es que el cocinero aprenda a hacer de todo y se destaque en lo suyo aun cuando se trate de recetas simples pero sabrosas.

Corral Vide, gallego de nacimiento y residente en el país desde hace décadas, conoce como pocos la gastronomía y por eso señala que "la cocina humaniza" y pide que "no se apaguen los fogones ni se pierda la memoria".

En todo caso, El Fin de la Cocina no es un libro apocalíptico aunque hable de un fin, sino que busca llamar la atención para que no perdamos la esencia y el gusto por cocinar en casa. Tan importante como eso.

Para adquirir un ejemplar, escribir a: manuelcorralvide@yahoo.com.ar  

Más de Gastronomía
Caviar italiano en Lincoln
Gastronomía

Caviar italiano en Lincoln

Lincoln ofrece este jueves una oportunidad única. Un tapeo de cinco pasos a cargo del chef Máximo de Ridder, con caviar Calvisius, producido de la cría de esturiones en los manantiales del río Po.
Helados para derretirse
Gastronomía

Helados para derretirse


El verano ya empieza y las elevadas temperaturas piden tentaciones frías. Acá recomendamos dos novedades y un clásico -que sólo abre en temporada- para que sacies el deseo con helado artesanal, de consistencia tan suave que empieza a derretirse en unos minutos de contacto con el caliente aire porteño.
Elegí tu pan dulce
Gastronomía

Elegí tu pan dulce

Se dice que el hombre es un animal de costumbre, y por ende come ciertas cosas solo en determinado momento del año. El pan dulce es un caso emblemático, ya que la mayoría solo lo consume para las fiestas.